viernes, 15 de noviembre de 2019

Diccionario de Topónimos Históricos del Estado Táchira | Táchira State's Toponymic and Historical Dictionary












Para consultar el Diccionario de Topónimos Históricos del Estado Táchira, accione la siguiente pantalla: 







A manera de prólogo

“Colocar en manos del lector un diccionario de toponimia e historia, resulta en la entrega de un instrumento de referencia y reflexión, útil para quien investiga la realidad actual y su contexto geográfico con la mirada puesta en el pasado. Sus páginas le facilitarán ampliar los horizontes cognitivos pretéritos desde los vértices de un continuum, propio de la reconstrucción y deconstrucción de la memoria, la cual es desvelada en el lento raer de las huellas dejadas por cada generación. 


De esta forma, cuando se piensa en la realidad que nos rodea o en la lectura de los diferentes pliegues sobre los que se consolida el edificio histórico tachirense, resulta concluyente que el estudio de la toponimia y de la historia del Estado Táchira, se convierte en un aspecto que no puede ser desvinculado de todo comportamiento, actitudes, valores, creencias y acciones que configuraron el recio carácter de sus hombres y mujeres del Ande tachirense. 


En el caso concreto, se presenta el vocabulario topo-histórico más amplio posible, mediante un sistema de agrupación de términos que responden a la ubicación espacial, datación, descripción y valoración de una parte de la riqueza lingüística de nuestro pueblo […], la cual se entiende por todo el globo de tierras, como rezara la antigua expresión, desde los aguas de ríos Zulia y Catatumbo, al norte, hasta las septentrionales riberas del río Sarare” (Sánchez, Samir A. Diccionario de Topónimos Históricos del Estado Táchira, Biblioteca de Autores y Temas Tachirenses, Nº 207, San Cristóbal, 2018, pp. 3-9. Sección introductoria).


sábado, 19 de octubre de 2019

Memoria de Lobatera: testimonio de un pueblo tachirense │ Memoirs of a Small-town. A logbook of Lobatera (Táchira State – Venezuela) from its origin to the present










Para descargar el libro "Memoria de Lobatera" accione la siguiente pantalla:






Memorias de Lobatera, testimonio de un pueblo tachirense


Este texto unificado, formado por tres libros que se colocan en manos del lector, tiene una historia que le es propia. Son el resultado de mi paso -ad honorem- por el cargo de Cronista Oficial del Municipio Lobatera, entre los años 2003 y 2011, cargo de la administración pública municipal, especificado en la Ley Orgánica del Poder Municipal (Gaceta Oficial Nº 38.204, de fecha 8 de junio de 2005).


El mismo, como bitácora o diario de un pueblo –de sus hechos más trascendentes desde los orígenes de la misma tierra hasta el presente. Escrito en forma llana, sencilla y sin propósitos literarios, no es una obra absoluta o consumada sino inacabada y perfectible. Por igual, va más allá de la historia de Lobatera, es el relato de los orígenes de las tierras y los pueblos de su comunidad histórica: Borotá, Michelena, San Pedro del Río y San Juan de Colón. Es la historia de la siembra fecunda lobaterense desde las alturas y páramos andinos de El Tablón, La Teura, Palo Grande, Mochileros y Casa del Padre, hasta las ardorosas llanuras lacustres de las riberas de los ríos Zulia y Grita.


Esta bitácora de la memoria es algo de humanos hecho por un humano y, en consecuencia, su horizonte siempre estará sujeto a la criba del método científico, esto es, sujeto a un contraste con nuevas informaciones y documentos que surjan, a su vez, de nuevas investigaciones, la cual permitirá incrementar, ratificar, enmendar o desechar lo que allí quedó registrado



Para su publicación, nos animó por igual el pensamiento del poeta clásico Virgilio (70-19 a.C.) en su obra Las Geórgicas, definida como el poema que alcanza la máxima perfección artística conocida en la poesía latina, cuando expresaba: «felix qui potuit rerum cognoscere causas» (Libro II, 489)  como el de Jean-Paul Sartre cuando expresó: “revelar es cambiar”. Esto es, develar a las presentes y nuevas generaciones de jóvenes, estudiantes, investigadores de la historia local, geógrafos, personas autodidactas y público en general una parte considerable del rostro telúrico, el espíritu de trascendencia, la memoria y la identidad que formó a una vieja y pequeña urbe de la cordillera de los Andes tachirense, cuna y sepulcro de mis antepasados, la cual está zurcida de lealtades a la historia, a la tierra y a la gente.


miércoles, 24 de abril de 2019

Arquitectura ritual, arte y signos en la edificación de la Respetable Logia «Sol del Táchira» Nº 85 │ Ritual Architecture, Art and Signs of the 'Sol del Táchira' Nº 85, the first-known San Cristóbal City Loggia





Texto: Samir A. Sánchez (2018)
Fotografías: Bernardo J. Zinguer D. (2018)





Fachada de la Logia «Sol del Táchira» Nº 85 de la ciudad de San Cristóbal (Estado Táchira - Venezuela), fundada en 1928 y edificada en el antiguo barrio conocido como Llano de Luna, cuyo urbanismo, a partir de los coloniales ejidos de la villa y luego de la ciudad, se dio entre los años 1883 y 1903 (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).



En el marco de conmemoración de los 90 años de la instalación de la Respetable Logia «Sol del Táchira» Nº 85, sus miembros consideraron como una oportunidad, el dar a conocer, a la sociedad tachirense, la arquitectura y el valor del arte y los signos presentes en la edificación donde se reúne la fraternidad. Aspectos que habían permanecido vedados para los no integrantes, desde los orígenes de la logia en 1928.   

Así, y accediendo a la cordial invitación de uno de sus miembros para realizar dicho estudio, invitación realizada desde el conocimiento previo de esa indagatoria singular que, de forma metódica, Proyecto Experiencia Arte ha venido realizando sobre el paisaje urbano de la ciudad de San Cristóbal (Estado Táchira, Venezuela), llegamos al encuentro de una de esas edificaciones singulares: la sede de la Respetable Logia «Sol del Táchira» Nº 85. 

Luego de recibidos los respectivos permisos de la fraternidad y guiado por dos integrantes de la misma, procedimos al análisis de la arquitectura, el arte y los crípticos signos que le han caracterizado. 


Sin ofrecer un tratado exhaustivo sobre lo estudiado, el objetivo del trabajo se centró en insistir en algunos elementos fundamentales de esa arquitectura, de ese arte y de esos signos, para suscitar con ellos, desde el interior de ese recinto y hacia el exterior, una consciencia sobre el valor de las obras allí contenidas y erigidas por el pasado de esta fraternidad, las cuales son el resultado de una materialización -entendida como aquello que se puede percibir de manera directa- del pensamiento y de la concepción del mundo, por parte de quienes la fundaron en 1928 y de aquellos que actualmente la conforman. 


En otras palabras, es un intento por una puesta en valor de lo allí contenido como bien y patrimonio cultural tangible de la polifacética y cuatricentenaria historia del urbanismo de la ciudad de San Cristóbal, partiendo del principio teórico urbano que define toda actividad constructiva que se observa en una ciudad, como el producto de las ideas y las representaciones de la estructura, densa y compleja, de todos los grupos humanos que la habitaron y la habitan, con su carga de signos, y que señalan y direccionan su particular posición en el mundo.  


La logia antes de la logia
Se desconoce cómo era la estructura o diseño arquitectónico decimonónico que pudo haberle dado forma a la primera logia masónica fundada en la ciudad de San Cristóbal, la cual, según las crónicas recogidas por el Dr. José Joaquín Villamizar Molina, cronista emérito, en el archivo general de la Municipalidad, se denominó Respetable Logia «Sol de los Andes» Nº 46 -cuando el actual Estado Táchira era solo una sección del Estado de los Andes- y fue instalada en enero de 1889, desapareciendo pocas décadas después. No obstante, la tradición masónica que no ha pasado por grandes modificaciones hizo que todo templo y área para la asamblea o reuniones tuviese una distribución casi constante en su interior, aunque no resultara igual en su exterior. 


Esta distribución estaba orientada -en un proceso de reproducción- por la planta que, trazada según el diseño del rey David (II Crónicas 28:11-19) y edificada por su hijo Salomón, se correspondía con el templo de Jerusalén, levantado en lo alto del monte Moria, en la era que compró David a Ornán o Arauná, el jebuseo, por cincuenta ciclos de plata (II Samuel, 24: 18-25). 


Así, no se comprendería el espacio funcional y ritual de un templo masónico si no se conoce la descripción de la distribución en planta de la edificación de donde proviene su identidad formativa: el templo de Jerusalén. 


Este respondía a una alargada edificación de sólidos muros de sillería, con piedras labradas en cantería, y conformada por tres cámaras o espacios sucesivos. El primero el ulam o entrada (vestíbulo frente a un atrio o parvis) con una puerta frontal, de acceso principal, con dos hojas que se plegaban en dos partes: dos partes para una hoja y dos para la otra, siendo el vano o marco de cuatro lados (según el significado de la palabra hebrea rebi'it); le seguía el hekal o salón santo, el más amplio, como gran salón de culto, y por último el debir o el salón del santo de los santos, donde descansaba el arca de la alianza, y  contaba con una única puerta de acceso de cinco lados (del hebreo hamshit), permaneciendo como enigma si el término 'cinco lados' hacían referencia a un vano con dintel triangular superior, o a cinco molduras rectangulares, continuas -en especie de arquivoltas medievales-  partiendo de las diferentes hipótesis de los investigadores y arqueólogos bíblicos, cuando plantean la reconstrucción de las puertas -con una base histórica- con basamento en la descripción que se encuentra en el libro de los Reyes (I Reyes 6:31-33) . 


En rededor, y adosados a los muros del hekal y del debir, se construyeron salas, salones de servicio, bóvedas para el tesoro del templo y depósitos, en tres pisos o niveles a los cuales se accedían por escaleras de caracol, desde una puerta lateral al templo.  

En el caso específico de la edificación estudiada, la Logia «Sol del Táchira» Nº 85, que se levanta en el cruce de la carrera 10 con la calle 14, en el inicio del sector urbano o barrio denominado para la época de su construcción, poéticamente, como «Llano de Luna», de la ciudad de San Cristóbal, aun cuando se desconocen los nombres de aquellos quienes trazaron los planos o idearon la estructura -el Aedis feci de los romanos o quien construía para una idea humana- por la supervivencia del plano construido que ha llegado hasta nuestros días, se deduce que ellos continuaron esa tradición masónica en esta edificación, pero su forma actual es el resultado de la sumatoria de diferentes técnicas locales constructivas iniciadas en 1930 y prolongadas hasta el presente.

Su diseño, general, está relacionado a su ve, con la tradición y ritualidad constructiva masónica americana, concretamente con el edificio de ecléctica fachada, de la Gran Logia de Venezuela, ubicado en Caracas y edificado en tiempos del presidente Guzmán Blanco, en 1876. 



Así, la construcción del actual templo de la la Logia «Sol del Táchira» Nº 85, según los datos aportados por el historiador regional abogado Bernardo Zinguer, la primera piedra o piedra angular, desbastada de forma artesanal y colocada según el ritual de las antiguas tradiciones de los alarifes masones, fue puesta el 27 de diciembre de 1949, en el tiempo solsticial de invierno, bajo la veneratura de Don Hernán Grimaldo Ruiz.

En consecuencia, y desde un contexto de arquitectura constructiva aditiva, se tiene que la actual edificación de esta logia, la más antigua de la ciudad de San Cristóbal, se levanta, en diferentes niveles, sobre un considerable basamento pedregoso y rectangular, en sentido este-oeste. Ocupa la plataforma central, en torno a la cual gira toda la edificación, una superficie de 93,6 m2. 


Es un espacio rebajado y ganado, de forma artesanal o manual en los años 40 del pasado siglo XX, a la pronunciada pendiente del talud de una de las terrazas aluviales del valle de Santiago. Este talud da forma a una de las históricas colinas de la ciudad, y finaliza o tiene su cima en la Loma del Tejar, actual emplazamiento de la Universidad Católica del Táchira, sede antigua, en el añejo barrio San Carlos.

Esta plataforma o explanada, construcción clave del espacio ritual descrito, se divide en dos espacios con funciones diferentes. La primera, la del templo propiamente el cual ocupa un área de 73,8 m2 y la segunda con el denominado parvis o sala de acceso al templo y entrada o bocamina a la galería subterránea de los iniciados o de iniciación, ocupando un espacio de 19,8 m2. Alrededor de estas dos estructuras se edificaron, en niveles diferentes y salvados éstos por un sistema de escalinatas, una serie de salones destinados a complementar los rituales y ceremonias que se realizan en el templo.


El exterior
La fachada se corresponde con una austera construcción geométrica lineal, de vigas, columnas y muros, en concreto, ladrillo y bloque frisado. Desde una primera visual, presenta una única planta hacia el exterior, pero imperceptibles desde ese mismo exterior. Al ingresar a su intertior, se perciben las diferentes soluciones prácticas de los viejos maestros de construcción o alarifes, para adaptar los espacios requeridos al terreno en pendiente.

Las paredes exteriores se encuentran recubiertas de pintura azul claro y blanco y todo el esfuerzo de ornamentación de la fachada quedó agrupado y  reducido a las formas simbólicas que enmarcan la puerta de entrada.






Fachada en esquina ochavada o en chaflán y marco ornamental de la puerta de acceso a la logia. Este tipo de esquina fue obligatorio por ordenanza de la Municipalidad de San Cristóbal, en todo urbanismo que se hiciere sobre los espacios de ensanche de la ciudad, desde fines del siglo XIX, abandonando la tradición constructiva colonial española de esquinas en ángulos rectos protegidos por un guardacantón o pequeño poste de piedra embebido en la arista de la esquina. El último guardacantón que permanece como relictus urbano, de esa época inicial, en San Cristóbal, se conservó luego de unas remodelaciones, en la esquina de la calle 4 con carrera 3, del actual edificio neocolonial «Don Toto González», frente a la torre del reloj y campanario o torre norte de la Catedral, en diagonal con la Plaza Mayor o Plaza Capitán y Adelantado Juan Maldonado y Ordóñez de Villaquirán (fundador de la ciudad el 31 de marzo de 1561). Foto: Bernardo Zinguer, 2018.

Todo el edificio está construido u ordenado a partir de un axil en esquina donde los muros perimetrales pierden su alineación en ángulo recto, a través de una solución de unión de muros de distinta dirección sin que aparezcan aristas. Se sacaba así utilidad a una ordenanza municipal de fines del siglo XIX que disponía para las nuevas esquinas de la ciudad de San Cristóbal, una construcción en forma recortada o de chaflán recto, abandonando de esta forma la rígida norma de esquina en ángulo de arista (en ángulo recto), que permanecía vigente desde de la época colonial española. 


Esto se pudo realizar por cuanto el sector urbano donde se levantó la edificación de la logia, se urbanizó a partir de los antiguos potreros de los ejidos coloniales de la villa y luego de la ciudad, entre los años 1883 y 1903; información que se desprende al revisar los diferentes planos de la ciudad, elaborados a partir de 1883, los cuales se conservan en la sección de planos históricos de la Municipalidad de San Cristóbal, en su archivo general.

El marco al acceso principal a la logia está estructurado por un vano tradicional rectangular con marquesina plana de concreto, flanqueadas por dos estilizadas columnas ornamentales, aisladas, de basamento toscano, sin éntasis ni estrías o exentas, recubiertas con una pintura de color dorado, y finalizando en capiteles esferoidales.

La puerta, con un jambaje (jambas, dintel y quicio en grada o escalón) en sección rectangular, es de paneles metálicos y dorados, con dos hojas o batientes. La conforman a su vez dos secciones: la primera o inferior, ornamentada por veinte cuarterones en relieve -uno de los cuales cumple la función de mirilla- y la superior por dos paneles exentos sobre los cuales se colocaron los principales símbolos, yuxtapuestos, que identifican a la masonería: el compás y la escuadra o antigua regla y vara de los constructores, que enmarcan una letra G en su centro, signo de la expresión masónica de entendimiento  que se tiene del gran poder universal como «Gran Arquitecto del Universo». Sobre todos estos elementos descritos, se ubicó una placa metálica que proporciona la identificación de la logia, precedida por la fórmula universal de respeto masónica al Gran Arquitecto del Universo, las siglas A.L.G.D.G.A.D.U.



En los muros de cerramiento de la edificación o perimetrales, en las paredes laterales a la puerta principal, se colocaron sendos tondi o formas circulares que portan por igual los signos masónicos y la identificación de la logia.

El interior
Al traspasar la puerta principal, se da con una pared formada a partir de un muro de contención, el cual ya dice sobre las dificultades que tuvieron los constructores para ganar un espacio horizontal a la montaña. Sobre este muro, un panel de cristal tamizado y burilado que cierra el espacio, contiene la identificación del salón o primer vestíbulo denominado «cenáculo». Es el salón de reuniones de la fraternidad y lleva el nombre de un destacado médico que trabajó en la ciudad de San Cristóbal, desde mediados del pasado siglo, el Dr. Antonio Vicente Ramírez Calderón, quien fuera miembro y benefactor de la logia y cuyo grado alcanzado, el de Venerable Maestro, antecede en abreviaturas codificadas, a su nombre.     
  




Vidriera con la identificación del epónimo del cenáculo de la logia (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).

El cenáculo, al cual se accede desde la entrada por una escalinata lateral izquierda, está construido próximo y en relación con el templo, por cuanto, como se explicó inicialmente, sigue la prescripción constructiva salomónica de edificar cámaras laterales en rededor del templo.






Testigo, en obra limpia, del muro de contención original de la plataforma del templo de la logia, levantado a inicios de los años 30 del pasado siglo. Se encuentra en un tramo de la pared occidental del cenáculo (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).

Exenta de ornamentación, entre sus paredes recubiertas de friso y pintura blanca, separadas por columnas de fuste rectangular, acanaladas, adosadas y de capiteles corintios, sólo destaca un testigo o tramo de pared sin frisar, de 7, 65 m2 (3 x 2,55 m), que deja al descubierto la masonería original o fundacional de parte del muro de contención occidental de la plataforma del templo: un muro formado por 33 hiladas de ladrillo rectangular cocido y unidos originalmente con argamasa pero protegidas dichas uniones con un cemento superficial, en época posterior. Por igual y de forma coincidente, no intencional, se da un paralelismo entre este muro de contención y el muro de los lamentos, en Jerusalén, único resto que queda del muro que contenía, por su extremo occidental, la plataforma del segundo templo de Jerusalén, de la época herodiana.




Representación idealizada del Templo de Salomón, el segundo templo o templo herodiano de inicios del I siglo de la era común, obra del artista Ernesto González, en 1980-1981 (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).

En su pared sur, pende un lienzo de considerables dimensiones, pintado al natural, en acrílico, siguiendo la técnica de grisalla con predominio del color marrón, obra del artista Ernesto González (quien lo realizó entre 1980 y 1981), que representa una visión idealizada del «Templo de Salomón», reconocido por los masones, a partir de los gremios de alarifes y albañiles que lo construyeron, como el lugar de origen de su fraternidad. No obstante, en el lienzo se reprodujeron las características del segundo templo, construido por Herodes a principios del siglo I de la era común.




Cenáculo de la logia «Sol del Táchira» Nº 85, de la ciudad de San Cristóbal (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).


Una de las campanillas, en bronce macizo, exornada con formas artísticas y místicas budistas, específicamente del budismo mahayana o tibetano, de Nepal y del norte de la India. Los tres rostros, que miran hacia abajo, y adornos esculpidos en la parte superior del mango representan a Amithaba (el buda de la compasión) y al principio del Avalokitesvara (el que mira hacia abajo con compasión). La campanilla es utilizada para las mociones de orden y tiempo, en las reuniones de la fraternidad que se celebran en el cenáculo (Foto: Bernardo Zinguer, 2018). 



Por igual, aparte de la alargada mesa de reuniones ubicada en el espacio central del cenáculo, sobresalen en las paredes oriental y noroccidental, dos reducidos vanos cuadrangulares, cerrados por una armazón de madera, cuya presencia es solo funcional. Son los portillos de las honras fúnebres, las cuales permiten el ingreso al templo, del ataúd de un integrante de la logia fallecido, salvando así de manera práctica, las dificultades que presenta la construcción adaptada a la pendiente del terreno.






Portillo de honras fúnebres (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).

En otra pared de este salón de reuniones, penden las placas de reconocimiento a los fundadores y a otros benefactores de la logia, y de su detenida lectura, se puede recoger parte importante de la historia y trayectoria de los noventa años de existencia de esta.      






Placa conmemorativa del primer cuadro logial o cuadro fundador (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).



Reinicio de los trabajos de construcción de la logia a principios de la década de los años 40 del pasado siglo. En el plano de fondo (izquierda del observador) se puede detallar el muro de contención que en la actualidad se encuentra como testigo arquitectónico, en el salón del cenáculo (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).



El parvis o sala de acceso al templo
Continuando el ascenso por las mismas escalinatas que condujeron al cenáculo, y a través de un vano lateral derecho, se llega al parvis o sala de acceso al templo propiamente, que evoca el salomónico gran patio de los israelitas u atrio frente a la entrada del templo de Jerusalén. Esta sala, porticada o cubierta está iluminada naturalmente por un ojo de patio que se encuentra a lo largo de la pared occidental. Según otras tradiciones arquitectónicas masónicas, que siguen por igual la construcción del templo de Salomón, este espacio vendría a representar o se correspondería con el atrio interior, vestíbulo o ulam, delante del recinto del templo o hecal. Su uso, en la logia, está destinado tanto para reuniones de los hermanos masones, para presentar los debidos respetos a un visitante, firmar el libro de asistencia como para revestirse correctamente antes del ingreso al recinto del templo.  



Bocamina de entrada a la cámara o cuarto de reflexión para los neófitos o iniciados en la logia, bajo el suelo del parvis (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).

A la derecha, y en el piso de este salón cerrado entre paredes blancas y solado con losetas del tipo ladrillo, se encuentra la entrada o bocamina, en paredes o muros de color rojo, que permite el descenso a la cámara o cuarto de reflexión para los neófitos o iniciados en la masonería. Es un espacio subterráneo de carácter ritual iniciático y su acceso está estrictamente vedado a quienes no forman parte de la logia. 






Busto de El Libertador rodeado con las principales insignias de los miembros de la logia. Según un documento que se conserva en la Biblioteca Nacional de Francia, fechado en el año 13 de la Revolución Francesa, el año 1804-1805 de nuestra era, El Libertador formaba parte de la «Respetable Logia Escocesa de San Alejandro de Escocia» (denominada hasta 1799 y antes de las reformas napoleónicas, como «Respetable Logia del Contrato Social»), de París, con el grado de maestro (Foto: Bernardo Zinguer, 2018)

En este lugar, por igual, en aparadores, se guardan los archivos de la logia y las insignias de los miembros. Sobre un pedestal en madera cuya pintura y labrado denota su antigüedad, se encuentra un busto, en cerámica vidriada, de El Libertador Simón Bolívar rodeado, de forma honorífica, por las principales insignias de los miembros de la logia. La tradición masónica ha considerado a la figura de El Libertador como una de sus más grandes integrantes. Al respecto -si bien los estudiosos del tema aún debaten si formó parte o no- un documento conservado en la Biblioteca Nacional de Francia, en su sede de la rue Richelieu Nº 58 (Richelieu-Louvois), en la sección de Manuscritos, Fondo Masónico (F.M. 2100, Dossier 3), conserva un texto en doble versión (manuscrita e impresa), sin fecha precisa, sólo el año, y en el mismo, el nombre de El Libertador. El documento se titula «Cuadro general de miembros que componen la Respetable Logia Escocesa de San Alejandro de Escocia, al oriente de París». Esta logia, hasta 1799 y antes de las reformas napoleónicas, recibió el nombre de «Respetable Logia del Contrato Social». 


Está fechado «el año de la Gran Luz 5804, de la Restauración 5864 y de la Era vulgar del año 13». Es de recordar que para el momento de la expedición del documento, en Francia regía el calendario revolucionario francés. Este equivalía al año 1804-1805 de nuestra era (tomando en cuenta que el calendario revolucionario iba de septiembre a septiembre, en el calendario gregoriano). En la identificación de firmas, aún cuando el espacio para que firmara El Libertador está en blanco, es descrito como «Simón Bolívar, Oficial español, Maestro masón».   





Detalle del rostro de El Libertador Simón Bolívar, autenticado por él. Está tomado del óleo sobre lienzo (2,10 x 1,30 m) pintado por el artista peruano José Gil de Castro (1785-1841) en Lima, en 1825, en un estilo propio que se puede clasificar como de transición entre el realismo y la estilización pictórica. Se corresponde con el único cuadro –de toda la amplia iconografía sobre Bolívar (desde 1802 hasta 1830)- que tiene el carácter de representación auténtica de El Libertador, entendiéndose este término en cuanto fue la única obra que tuvo –y aún conserva- la autenticidad que emanó de la autoridad de la persona que fue retratada, certificada igualmente por su familia. De esta forma, en una copia del lienzo original que El Libertador le enviara a su amigo Sir Robert Wilson -por medio del general Miller-, en Londres, en carta fechada en Potosí el 29 de octubre de 1825, le especificaba: «Me tomo la libertad de dirigir a Ud. un retrato mío hecho Lima con la más grande exactitud y semejanza». 

En cuanto al testimonio de la familia, en unos apuntes de Sir Robert Ker Porter, con fecha 21 de noviembre de 1826, luego que se le permitiera hacer una copia a lápiz del original de Gil de Castro que se conservaba en la amplia sala de la casona paterna de los Bolívar Palacios y Blanco, en San Jacinto (Caracas), especificaba que Doña María Antonia Bolívar Palacios y Blanco de Clemente, quien le había pedido un retrato a su hermano en carta fechada en Caracas, el 30 de octubre de 1825, por no tener uno, recibió de parte de El Libertador el cuadro original como regalo fraterno, según carta que le escribiera desde Lima, el 10 de agosto de 1826. Por igual, especificaba Ker Porter que ella consideraba este retrato sumamente parecido con El Libertador Simón Bolívar. 

Al fallecer Doña María Antonia Bolívar, el cuadro pasó a sus herederos y finalizó como propiedad del presidente y general Antonio Guzmán Blanco (hijo de Doña Carlota Blanco Jerez de Aristiguieta de Guzmán, prima segunda de El Libertador). Guzmán Blanco lo donó -en 1877- a la pinacoteca del Palacio Federal Legislativo de Caracas que acababa de ser edificado como sede del Congreso Nacional de los Estados Unidos de Venezuela. El cuadro original de José Gil de Castro, actualmente preside el Salón Elíptico del Capitolio Nacional de Venezuela, sede del Poder Legislativo, en Caracas (Foto close-up: Santiago X. Sánchez, 2018).


Continuando con la descripción del parvis, junto a los muebles e inmediato al muro de cerramiento sur o meridional, se pudo observar, en el nivel del piso, un escotillón,  cuadrangular, en madera y en color negro, con la figura del triángulo equilátero formada por círculos calados, Al igual que la cámara de reflexión, es otro espacio destinado a los ritos de iniciación y está conformado por unas escalinatas de descenso que casi alcanzan la verticalidad hasta una galería subterránea, con probabilidad de bóveda o techo aterrazado y que, luego de un trazado y recorrido ritual, finaliza o desemboca en el interior del templo. 


Su acceso está igualmente vedado a los no aspirantes o no integrantes de la fraternidad y su simbología está directamente asociada con el espacio conformado por una recámara bajo el debir o  sanctasantorum, y pasadizos subterráneos, que tanto la tradición masónica como la tradición rabínica aseguran existió y existen aún bajo las ruinas del templo de Salomón. Los referidos espacios cumplirían la función de resguardar el Arca del Convenio o Arca de la Alianza, colocada allí para ese efecto por el rey Josías, veintidós años antes del 587, cuando los babilonios arrasaron Jerusalén y su primer templo. 







Escotillón de ingreso a la galería de iniciación, en el suelo del parvis (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).

El templo
La pared oriental del parvis está conformada por la fachada propiamente del templo. Sigue el modelo de arco triunfal romano y permite el acceso al interior a través de tres vanos de igual altura, rematados con arcos de medio punto el central y de cuarto de punto los laterales.

Resulta, quizá, la parte más artística de la arquitectura de toda la edificación por el soberbio trabajo en madera noble de las puertas de entrada. Por analogía y a partir de la naturalidad y cuidado en el tallado y pulido de la madera, así como la fecha de su realización, principios de los años 40 del pasado siglo, estas puertas pudieron ser realizadas por el ebanista y exiliado republicano vasco Don Ceferino Bilbao Etxederra (Bermeo, Vizcaya, Euskal Herria/País Vasco, 26 de agosto de 1903 - San Cristóbal, Estado Táchira, 4 de marzo de 2004), quien emigró a tierras tachirenses luego de la guerra civil española (1936-1939). 


Este destacado artista de la talla realizó importantes obras para el ejecutivo del Estado como para la comunidad hebrea de San Cristóbal. En este contexto, es el historiador de la comunidad judía en el Estado Táchira, el abogado Bernardo Zinguer, quien a través de sus investigaciones hemerográficas pudo precisar que, para 1954, Don Ceferino Bilbao poseía un establecimiento comercial denominado "Mueblería y Ebanistería Bilbao", el cual se encontraba en la antigua esquina de la carrera 6 con calle 3, del centro de San Cristóbal. 






Fachada del templo de la Respetable Logia «Sol del Táchira» Nº 85 (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).

La puerta principal o central ordena sus listones y peinazos en un marco conformado por dos piezas labradas verticales, en cuarterones que se prolongan hasta el arco de medio punto, y que dan forma al jambaje. Adosada al marco se encuentra la puerta propiamente dicha, de dos macizos batientes, trabajadas igualmente en casetones consecutivos que conforman doce entrepaños o cuarterones labrados, esto es seis cuadrangulares (centrales), dos rectangulares (inferiores o de los quicios) y cuatro semitriangulares (superiores o del tímpano). En los paneles intermedios centrales, fueron tallados, al natural, los principales símbolos de la masonería: en el panel izquierdo (derecho del observador), el compás, la regla y el ojo divino radiante. Tiene la particularidad este ojo de poder abrirse desde dentro, como especie de antigua mirilla, para permitir al miembro guardatemplos de la logia observar quien se encuentre afuera, a la puerta. En el panel derecho (izquierdo del observador), el compás, la regla y la figura denominada phóspherein, del griego que significa «Aquel que porta la luz», conformada por una antorcha encendida y radiante, símbolo de la iluminación, sostenida firmemente por una mano.   




Puerta principal de ingreso al templo de la logia (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).

Las puertas laterales, ambas, repiten la estructura de la central pero solo en una sección u hoja de puerta, configurando así un vano de cuatro de punto. Resultando en una respuesta arquitectónica original de mantener la visual monumental de la puerta central, ante lo reducido del espacio. No poseen jambaje ornamental sino liso. En los respectivos paneles intermedios, en la puerta de la derecha (izquierda del observador) se colocó la forma triangular equilátera con el vértice hacia la parte superior, conformada por tres puntos, signo de la abreviatura o puntuación simbólica masónica que evoca por igual los tres preceptos legales que rigen al masón en relación con el mundo físico. 


En el mismo espacio correspondiente a la puerta izquierda (derecha del observador) un manojo de tres granadas, talladas al natural y que, como los granos encarnados y apiñados de este fruto, simbolizan la agrupación y unión de la fraternidad. Este signo tiene su origen ornamental ritual en las granadas de bronce que circundaban los capiteles de las dos columnas monumentales que se colocaron en el frontispicio y entrada del Templo de Salomón.




Detalle de la talla, en madera noble, con los signos masónicos en el entrepaño o panel central (derecha del observador) de la puerta principal, obra del artesano vasco Don Ceferino Bilbao Etxederra, hacia 1940 (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).




Detalle de la talla, en madera noble, con los signos masónicos en el entrepaño o panel central (izquierda del observador) de la puerta principal, obra del artesano vasco Don Ceferino Bilbao Etxederra, hacia 1940 (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).

Por igual, y como nos lo indicara uno de nuestros guías en el recorrido, resulta importante destacar que estas tres puertas, al igual que la puerta de acceso al parvis, la cual data de una época cercana a la fundación de la logia, cumplen con la críptica proporción áurea o número áureo, empleada por los antiguos constructores como clave para entender, desde los secretos de la fraternidad, el orden y la belleza universal, en resumen, la arquitectura del universo. 





Detalle de la talla, en madera noble, con los signos masónicos en el entrepaño o panel central de la puerta lateral izquierda (derecha del observador), obra del artesano vasco Don Ceferino Bilbao Etxederra, hacia 1940 (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).




Detalle de la talla, en madera noble, con los signos masónicos en el entrepaño o panel central de la puerta lateral derecha (izquierda del observador), obra del artesano vasco Don Ceferino Bilbao Etxederra, hacia 1940 (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).




Puerta lateral izquierda (derecha del observador) del templo de la logia, obra del artesano vasco Don Ceferino Bilbao Etxederra, hacia 1940 (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).


Al traspasar estas puertas, se ingresa al espacio reservado al templo en esencia, el lugar destinado a las ceremonias y rituales propios de la masonería y, en consecuencia, estructurado y ornamentado conforme a una simbología que le es propia. Es un alargado salón, rectangular o más largo que ancho, con ventanales seccionados y sellados en su pared norte, dividido en dos partes de diferente nivel, separadas ambas por una escalinata simbólica de cinco escalones. El primer espacio es el destinado a la asamblea de la fraternidad y el segundo el del estrado o tarima alfombrada que lo identifica como el sitial de honor, y sede del Venerable Maestro, quien la preside.


Sus dimensiones internas como se ha explicado, reproducen, de forma simbólica, las medidas longitudinales bíblicas del Templo de Salomón, el primero construido en el siglo X antes de la era común, las cuales, al ser expresadas en medidas modernas, le daban un ancho de 10 m y dispuestos sobre un eje el ulam o pórtico de 6, 5 m de longitud y el hekal de 20 m, todo esto sin incluir el debir o  sanctasantorum de la tradición latinael cual se levantaba sobre un plano cuadrado de 10 m x 10 m.        



Vista del interior del templo de la logia, a través del vano de la puerta principal, captada desde el parvis (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).

El primer espacio está recubierto por un solado de baldosas con formas cuadrangulares alternadas, blancas y negras o en ajedrezado -símbolo de la dualidad del mundo: luz y sombra, bueno y malo- dispuestas en forma romboidal sobre las cuales se colocó en su tramo central una alfombra roja que se extiende desde la entrada principal hasta el dosel del presídium. En este nivel se encuentran dos estrados o bufetes con sus respectivos escritorios, con faldones azules y sobre una base en mampostería, uno en la sección derecha del observador, hacia la cabecera del salón y que corresponde al 2do vigilante, y otro a la izquierda, hacia la entrada, que corresponde al 1er vigilante.





Sección del presídium con el bufete del Venerable Maestro bajo dosel cortinado de estilo francés o Luis XV, en el muro de cerramiento oriental. A la derecha del observador, se encuentran las dos pértigas (varas altas) de los maestros de ceremonia (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).

En el centro del pasillo central y tras la puertilla cubierta, donde finaliza o desemboca la galería subterránea para los iniciados, se encuentra un atril con pedestal y capitel triangular forrado en especie de almohadón rojo, sobre el cual reposan las insignias mayores de la logia entre las cuales destaca la gran espada masónica del honor ante la cual se formulan los juramentos, y el libro o libros prescritos por el rito para cada momento. En la sección de la entrada, hacia la derecha del observador, se encuentra una especie panoplia, metálica, que contienen varias espadas menores, las cuales son de uso ritual obligatorio, en las ceremonias del templo, por parte de los maestros de la logia y simbolizan el honor, el valor, la dignidad, el rango o mando y la fraternidad que debe caracterizar o poseer cada uno de ellos.




Principales insignias de la logia "Sol del Táchira" Nª 85 de la ciudad de San Cristóbal (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).


Panoplia expositiva de los principales signos de la logia a los cuales se les han agregado los mazos (martillos grandes de madera). Estos mazos, representativos de los instrumentos antiguos de los alarifes y constructores, son utilizados por el Venerable Maestro y los dos vigilantes como símbolo de su función tutelar, de cincelar o construir la moral y el trabajo de la fraternidad (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).

Inmediatas a la puerta principal, se levantan dos columnas exentas, de capiteles corintios con volutas jónicas, conocido como de orden compuesto. Las columnas están recubiertas con pintura dorada y rematadas por dos esferas de vidrio blanco, del tipo brisera. 


La esfera de la derecha (izquierda del observador) representa a la tierra y la esfera de la izquierda (derecha del observador) representa al cosmos. Ambas representaciones debidamente pintadas, poseen luz eléctrica interior para su iluminación. La columna de la tierra porta la letra B en el fuste y la columna del cosmos la letra J. Simbología, en la tradición masónica, de las dos columnas de bronce, huecas, elaboradas por Hiram, fundidor de Salomón, quien realizó dos monumentales columnas. 


Según las fuentes antiguas de las Escrituras, en el libro primero de los Reyes se especificaba que cada una era de 18 codos bíblicos de altura (la arqueología bíblica le ha asignado a este codo una medida antropométrica aproximada al 1/2 metro -52,5 cm- propia del codo real egipcio, dando así 9 metros a cada columna), de los cuales 5 codos correspondían a los capiteles lotiformes o en flor de loto y ornamentados con granadas en rededor. En la versión del libro segundo de las Crónicas, la altura es duplicada y le asigna a cada columna 35 codos o 18 metros aproximadamente, incluyendo los 5 codos de cada capitel. Las columnas fueron levantadas y fijadas frente a la fachada del templo. La de la derecha la llamó Jaquín y la de la izquierda la llamó Boaz (I Reyes 7:13-21 y II Crónicas 3:15). 


El significado de estas dos palabras es desconocido o resulta enigmático hasta la fecha para los eruditos, si bien, algunos exégetas de las Escrituras y quienes parten de un sentido literal de la misma, encuentran en dichas palabras una asociación con la antigua expresión hebrea «jiqam beoz», cuya traducción es «que permanezca firme». Es de resaltar por igual,  que el uso de una cámara interior, una cámara de salón, vestíbulo y dos obeliscos, columnas en la fachada, o cipos, con un determinado simbolismo, ya era común en los templetes egipcios, fenicios y cananeos, como se descubrió a mediados de los años 80 del pasado siglo en las excavaciones del templo de Ain Dara, en el norte de Siria, que data de cien años antes de la época de Salomón e Hiram, el artista fenicio-hebreo que realizó las columnas de bronce.  






Vista de la sección occidental del templo y reverso de las puertas de acceso (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).



Detalle de los frescos de las paredes de cerramiento del templo y capitel y esfera celeste de una de las dos columnas exentas, de simbología salomónica (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).



Detalle de los frescos de las paredes de cerramiento del templo y capitel y esfera terrestre de una de las dos columnas exentas, de simbología salomónica (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).


Las paredes laterales al eje axial del templo, que cumplen la función de tabiques de carga, están recubiertas con frisos pintados -en pintura de aceite- que reproducen formas cortinadas y de guardapolvos con flecos, en colgadura atadas por cordones borlados, y de color rojo, con cenefas doradas. No se pudo precisar la técnica de construcción de dichas paredes o muros, si bien para la época de su realización, se trabajaba la técnica de la tapia pisada, del ladrillo cocido (en horno moruno) y de ladrillos de adobe (barro secado al sol), pudiendo ser cualquiera de estas. 


En el marco que separa las paredes del techo, una longitudinal cadena acerada, de eslabones gruesos, recorre ambas paredes y finaliza rota y suspendida en sus extremos, en la pared occidental o de entrada, igualmente pintada de rojo y con zócalo en negro. La ornamentación de la cadena solo fue aplicada al espacio de congregación de los integrantes de la fraternidad. 


La cadena, por su posición entre los muros y el techo, símbolo de lo terrestre y celeste, se corresponde con la tradicional cadena de la unión, por simbolizar la unión de estos espacios. Desde la concepción constructiva masónica, el templo es una imagen del mundo o universo y debe haber en el mismo una representación de todo aquello que lo constituye. 






Detalle del muro de cerramiento sur del templo y columnata toscana por adosamiento (Foto: Bernardo Zinguer, 2018). 



Muro de cerramiento occidental del templo, con reverso de las puertas y columnas J y B, de simbología salomónica (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).

Doce columnas adosadas a las paredes, cinco a lado y lado (muro de cerramiento norte o septentrional y sur o meridional), cuyos estilos reproducen los órdenes clásicos y compuestos (desde la entrada hacia el interior: compuesto, corintio, jónico, romano o toscano y dórico) y con capiteles exentos de carga, y dos adosadas a los ángulos de unión del muro de cerramiento occidental y los muros laterales, sin capiteles ni ornamentación, se encuentran recubiertas con pintura dorada y su altura ocupa 2/3 partes del tramo de la altura de la pared, enmarcando así, visualmente, los muros laterales. 


Simbolizan, en una forma de marco del templo -esto es el mantener todo en su sitio-, a las doce constelaciones zodiacales que recorre el sol en su curso anual aparente, estando cada signo identificado en un pequeño cuadro enmarcado y representativo que pende de cada columna. Sólo la pared de cerramiento oriental está exenta de columnas. 






Muro de cerramiento oriental del templo con el presídium (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).

Todo el piso del templo, incluyendo el área correspondiente al estrado -el equivalente al lugar mayor o debir del templo salomónico- se encuentra solado por resistentes losetas de mosaico (elaboradas a partir de planchas metálicas comprimidas por prensas hidráulicas, una técnica ya desaparecida), en blanco y negro que datan de los años 40 del pasado siglo, ocultas en esta última sección por un alfombrado rojo. 


Las paredes del estrado solo están recubiertas por una ligera pintura azul celeste, con base en aceite. En el centro, se ubicó un dosel cortinado, estilo francés o Luis XV, caracterizado por poseer un pabellón adelantado semicircular y con cortinas en rojo carmesí, a modo de colgaduras. La armazón de la cenefa o marco es de hierro torneado, calado y con roleos y la figura ritural de la escuadra y el compás, alternadas. Sobre el pabellón se colocó el signo del triángulo con el ojo divino, pintado al natural sobre una vidriera. 


En ambos laterales del dosel, y a considerable altura en la pared de cierre del templo, fueron ubicados dos ojos de buey recubiertos con lunetas de vidrio pintadas e iluminadas internamente, y representan al sol (izquierda del observador) y la luna (derecha del observador). El primero se corresponde con la estructura original de la edificación y se caracrteriza por el fino y cuidado trazado de la pintura sobre el vidrio, una obra salida de una mano maestra desconocida. La segunda, denota no ser la original por la calidad de la pintra y el vidrio empleado así como por la presencia de determinados desperfectos en el marco, indicios de un daño sufrido en época reciente. Sobre cada una de estas figuras, y próximas al techo, se ubica un respiradero, con rejilla metálica en romanilla, los cuales permiten la entrada y circulación de aire en el interior del templo.






Presídium y atril central del templo (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).

Asimismo, el dosel cubre tanto el sitial o presídium que le corresponde al Venerable Maestro de la Logia como a una estrella pentagramal o estrella de cinco puntas, símbolo masónico asociado con el denominado "Anillo o Sello de Salomón" (tercer rey del reino unificado de Israel y constructor del primer Templo de Jerusalén) con la letra G, enmarcada por una circunferencia, en su centro, y toda elaborada en flejes metálicos, signo masónico que representa la ley evolutiva y la geometría que conduce al Gran Arquitecto del Universo, y a un cuadro con la carta constitutiva original de reconocimiento de la logia «Sol del Táchira», fechada en Caracas el 7 de julio de 1930, expedida por la Gran Logia de los Estados Unidos de Venezuela. Según la misma, quedó inscrita bajo el número 85 en el registro respectivo, y adoptando el rito escocés antiguo -originado hacia el año de 1760- como logia simbólica. Esta carta pende de la pared, en marco de la época. Si bien el documento data de 1930, la logia de la ciudad de San Cristóbal se había organizado y conformado el 1 de junio de 1928.





Carta de reconocimiento de la Respetable Logia «Sol del Táchira» Nº 85 por parte de la Gran Logia de los Estados Unidos de Venezuela, en 1930 (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).



Como símbolos de honor, en el extremo izquierdo (derecho del observador) del estrado, se encuentra un estandarte, elaborado en paño aterciopelado, que identifica a la logia, y en el extremo derecho (izquierdo del observador) la bandera nacional.

A los lados del dosel se ubican dos escritorios:  el del Secretario, a la derecha del presídium (izquierda del observador) y el del Orador, a la izquierda (derecha del observador). Una barandilla con balaustres torneados en formas barrocas y pasamanos en madera noble separa el presídium del espacio para la congregación de los miembros de la logia.

Las sillas, en madera, con respaldo calado y listones horizontales, de asientos con forro rojo aterciopelado, de corte neoclásico y ordenadas frente a frente al estilo parlamento británico, se distribuyen a lo largo del templo en el siguiente orden: una a la entrada, a la derecha del observador, que corresponde al hermano guardatemplo. Hacia el muro sur, las sillas de los maestros y detrás la de los compañeros, finalizando, próximo al presídium, con la del tesorero y el maestro de ceremonia. Hacia el muro norte, las de los maestros y detrás las de los aprendices o neófitos, finalizando igualmente hacia el presídium con las del hospitalario y el experto. 





Detalle del bufete del primer vigilante en el área de la asamblea (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).


Cubiertas 

En cuanto a la techumbre del templo, posee dos cubiertas, una exterior conformada por un techo metálico a dos aguas pero empotrado o ensamblado sobre las antiguas vigas horizontales longitudinales de la armadura original de madera, de pares y nudillos, ya desaparecida. Una de estas viejas vigas, la denominada estribo que descansa sobre el muro de cerramiento septentrional o norte, presenta un deterioro considerable. 


Bajo la primera cubierta se encuentra otra, interior, conformada por un techo corrido, elaborado con alargadas láminas metálicas, que adopta la forma una bóveda escarzana o rebajada, recubierta con pinturas de estrellas y formas celestes, lo cual genera al observador la impresión de encontrarse en una antigua tienda del desierto, a cielo abierto. En su centro, y pendiendo de una sencilla cadena, una gran esfera blanca y de vidrio, representación del sol, ilumina todo el recinto. El resto de la techumbre que cubre los diferentes espacios de la edificación de la logia, responde al sistema de cubierta aterrazada o en terraza.





Imagen captada, antes de la restauraciòn, que permitió observar la estructura de la viga de estribo, en madera, que data de los orígenes de la construcción, asì como la armónica superposición del friso o fresco sobre el marco del ventanal (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).


Salón de los pasos perdidos
Por último, y cerrando este recorrido didáctico de arte, arquitectura y signos que expone y lega esta nonagenaria fraternidad de la ciudad de San Cristóbal, al salir del templo, y hacia su extremo norte, se encuentra el salón o espacio que cierra el conjunto arquitectónico de la logia. Se ubica lateral y en sentido paralelo al eje del templo. Es el denominado «Salón de los pasos perdidos».

El mismo comprende una amplia área rectangular y de considerable altura, aún en construcción y en la cual se pueden apreciar los diferentes desniveles del terreno donde se levanta esta edificación, así como de las diferentes fases constructivas de la logia y las técnicas y materiales utilizados. Su uso está destinado al esparcimiento y encuentro social de todos los miembros de la logia así como el de sus familiares e invitados especiales.




Detalle del terraplén y de los cimientos originales del templo, que sostienen el muro de cerramiento norte, captado desde el «Salón de los pasos perdidos» (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).



Otro aspecto del terraplén y de los cimientos originales del templo, que sostienen el muro de cerramiento norte, captado desde el «Salón de los pasos perdidos» (Foto: Bernardo Zinguer, 2018).


Salón de ágapes

Desde el salón de los pasos perdidos, hacia su muro de cierre oriental, se observa una escalinata truncada y el marco de una puerta o vano tapiado. Se correspondía con la forma de acceso a un último salón, el más elevado de toda la construcción, que en tiempos pasados cumplía las funciones de espacio para los banquetes propios de la logia y recibía el nombre de «Salón de ágapes». En la actualidad dicho espacio está separado de las áreas rituales, de servicios o de asambleas de la logia, por cuanto fue destinado o transformado en espacio rental para la misma. 



Así, estamos ahora a noventa años de distancia de los orígenes de esta logia y de esta edificación, ya recorrida. Aquí, el arte masónico logra su propia obra maestra, austera o discreta y paradigmática en la ciudad de San Cristóbal, quedando expuesta en el presente trabajo, como un estilo de asociar la forma arquitectónica con su contenido o, en otras palabras, viene a ser el resultado, nuevo, de una reordenación de lo antiguo.



Bibliografía

Archivo Histórico de la Municipalidad de San Cristóbal, sección Catastro y Ejidos, planos elaborados por los munícipes Domingo Martínez (1883) y Carlos Pirela Roo (1903).
Bibliothèque Nationale de France, Catalogues, Archives et Manuscrist, www.bnf.fr/collections. Site Richelieu-Lavois, 2018. 
MITCHELL, T. C. Biblical Archaeology: Documents for the British Museum, Cambridge University Press, Cambridge, 1988.
MONSON, John, "The 'Ain Dara Temple" en Ten Top Biblical Archaeology Discoveries, Biblical Archaeology Society, Washington DC, 2011,   pp. 12-30.  
MOOR, William D. Masonic Temples: Freemasonry, Ritual, Architecture, and Masculine Archetypes, New York, 2015.
VILLAMIZAR, J.J. Ciudad de San Cristóbal, Biblioteca de Autores y Temas Tachirenses, Nº 200, San Cristóbal, 2011.    


____________________________________________

Acerca del autor


Samir A. Sánchez es profesor de Historia del Arte y Métodos de Investigación en la Universidad Católica del Táchira (San Cristóbal - Venezuela). Es autor, entre otras publicaciones, de San Cristóbal Urbs quadrata (2003), Mors Memoriæ o la Extinción de la memoria (2011) y Diccionario de topónimos históricos del Estado Táchira: siglos XVI a XIX (2018).


© Proyecto Experiencia Arte / Experience Art Project 2012-2017. Algunos derechos reservados. Los derechos de autor de las fotografías y trabajos gráficos pertenecen a cada fotógrafo, grupo o institución mencionada.