miércoles, 20 de junio de 2012

Mitos de origen «El sueño del Hechicero», arte rupestre en los petroglifos de Lobatera | 'The Dream of the Great Indian Shaman', Origin Myths and Rock Art (Lobatera Petroglyphs)





El paisaje de los espíritus






Los Lobateras y su valle. Dibujo en lápiz, en papel de acuarela, según la técnica a mano alzada, elaborado por el Dr. Clemente E. Acosta Sierra para la portada de su libro Distrito Lobatera. Estudio Geográfico y Social de la Zona, presentado el día jueves, 16 de septiembre de 1954, en acto especial, en el Salón de Sesiones del Concejo Municipal del Distrito Lobatera (Foto: Samir Sánchez, 2010).





Eυχαριστούμε   Efcharistoúme 

Proyecto Experiencia Arte expresa su agradecimiento a Carlos Alviárez Sarmiento, Cristian Sánchez, Natalia Chacón, Darío Hurtado, Anderson Jaimes y Jonny Rojas, por la invaluable colaboración prestada para la realización del presente trabajo.









Lobatera, una cultura milenaria


Desde las brumas remotas de la antigüedad, los primeros pobladores de la región de Lobatera (Estado Táchira) dejaron indicios de sus creencias, de su conocimiento de la astronomía y de sus formas de relacionarse con la naturaleza, con lo sagrado y con lo profano, tallando sobre rocas trazos figurativos y abstractos los cuales, al desaparecer la tradición oral que les había dado sentido, perdieron su significado, y pasaron a tener un carácter enigmático.


Estas rocas, talladas en su superficie, resguardan parte del legado cultural de estos antiguos pueblos de América. Las mismas, junto a la ya perdida tradición oral, les permitieron transmitir sus pensamientos así como su milenaria sabiduría sobre la creación de la tierra, el recorrido de los astros, los fenómenos naturales y el orden jerárquico de convivencia, temas que rigieron su mundo y la interacción con sus semejantes


Para nosotros, moradores del siglo XXI, saturados de información e imágenes que nos presentan una visión múltiple de la realidad, estas rocas talladas resultan incomprensibles. Para ellos, los moradores preshispánicos de Lobatera -desprovistos de ese caudal- resultaban la proyección de su única realidad así como el conocimiento y el reflejo de un tiempo que fue su presente y de unas imágenes limitadas, que no excedían de su naturaleza, de su entorno humano, y de las visiones chamánicas de sus mohanes o farautes.


No obstante, si la incuria, no conservación y no valorización de la memoria prehispánica andino-tachirense predomina sobre las acciones de conservación, valorización y difusión de la misma, cuando ya estos petroglifos no existan, Lobatera perderá el último eslabón de conocimiento que conectaba a sus antiguos pueblos con su mundo espiritual y astronómico.

 

     




Arte tachirense. «Escrituras Ancestrales» (2014, hierro patinado, 110 x 400 x 25 cm), obra del escultor Carlos Cruz Aceros. Museo Antropológico del Estado Táchira/Museo del Táchira, vestíbulo del edificio de Ciencias Naturales. Foto: Santiago Xavier Sánchez (7 de febrero de 2015). 

First Tachiran Art or Tachiran Indian Art, a way of looking at and representing the world. ‘Escrituras Ancestrales’ or Ancestral Scripture (patinated iron, 110 x 400 x 25 cm or 43 5/16 x 157 31/64 x 9 27/32 in) by Carlos Cruz Acero, Tachiran sculptor, known for his cast and forged iron works. Museum of Anthropology in San Cristóbal or ‘Museo del Táchira’. Natural Sciences building, entrance room. Photograph by Santiago Xavier Sánchez (February 7, 2015).



Sumario 

1. Orígenes perdidos en la noche de los tiempos; 2. Estación rupestre de La Piedra del Indio (estudio descriptivo); 3. El sueño del Hechicero; 4. Antiguas plantas alucinógenas; 5. Figuras geométricas y clasificación de la cultura Lobatera; 6. Estaciones rupestres de la Piedra del Coconito, Piedra del Cometa, Piedra del Observatorio, Piedra de los Sacrificios y La ciudadela (muro de contención de terraza) en los sitios arqueológicos de Zaragoza y El Coconito, Lobatera; 7. Patrimonio cultural del Municipio Lobatera y Bien de interés cultural de Venezuela; 8. Huellas de una oralidad perdida (mito y leyenda Indo-hispana); Bibliografía.





1. Orígenes perdidos en la noche de los tiempos



Textos: Prof. Samir A. Sánchez
Mediciones: Prof. Gerson Berríos (trabajo de campo, 11 de agosto de 1988)




Las prospecciones realizadas por el Departamento de Antropología de la Gobernación del Estado Táchira, dirigidas desde 1976 por la Dra. Reina Durán Lara, han permitido identificar una cadena de petroglifos que se extienden por la vertiente norte de la cordillera de los Andes tachirenses, comprendiendo los municipios Lobatera, Ayacucho, Michelena, Seboruco y Jáuregui. 




Santiago Xavier en el umbral del portón de entrada a las cuadras o caballerizas y patio enladrillado para secado, de la antigua Hacienda cafetalera «Paramillo», del siglo XVIII (en San Cristóbal). Producto del ininterrumpido trabajo arqueológico de investigación y de campo de la Doctora Reina Durán Lara así como de su iniciativa y gestiones, la ruinosa edificación de la hacienda y áreas circundantes, fue adquirida por el Gobierno del Estado Táchira y pasó a ser la sede definitiva del Museo del Táchira, el 24 de noviembre de 1980, según decreto Nº 131 del Ejecutivo Estadal. Los trabajos de restauración, confiados a la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Los Andes (en Mérida), se dieron entre 1982 y 1983 y desde esa fecha es por igual sede del Departamento de Antropología de la Gobernación del Estado, creado en noviembre de 1976 (Foto: Samir Sánchez, 2015).


Los primigenios artistas de la época aborigen dejaron en rocas una estela de míticos lugares, en cuyas superficies  las figuras abstractas de lo que -probablemente- consideraban sagrado, quedaron como evidencias mudas de sus creencias, de sus vivencias y de su forma de ver y observar el cosmos, y de relacionarse con el mundo natural, el de lo profano o de lo cotidiano.


En este contexto arqueológico, antropológico y artístico, se ubica el área arqueológica de Zaragoza, a 1.000 metros de altitud, donde destaca la mole rocosa del petroglifo denominado Piedra del Indio, junto a la carretera de salida (o entrada) de la población de Lobatera, Municipio Lobatera, Estado Táchira. La misma resulta una de las mayores rocas (por sus dimensiones) con una diversidad de figuras y signos por lo general ininteligibles, grabados en su superficie, que se conserva en el Estado Táchira.


El continuum de la naturaleza (con su diaria acción de meteorización y lixiviación de óxidos, éstos últimos producto de los repintes de los cuales ha sido objeto) así como la degradante e irracional intervención humana (mnemocidio patrimonial), están haciendo que esas figuras y señales se pierdan para siempre.


De la obstinada presencia de estos testigos pétreos, única huella de la raza primigenia de los Lobateras, los milenarios hijos del sol y de la bruma, resulta el texto descriptivo que se expone a continuación.  



Cabeza de felino. Lobatera, figulina, período Indo-Hispano, del s. XVI o posterior. La figulina ha sido datada con base en el análisis de las características de la arcilla empleada la cual, por su textura o grano fino y consistencia, presenta un indicio de haber sido preparada a partir de una combinación de técnicas alfareras aborígenes y españolas. Colección Samir Sánchez, sala de Historia (Colonia y República). Museo Antropológico del Estado Táchira/Museo del Táchira, San Cristóbal. Foto: Santiago Xavier Sánchez, 7 de febrero de 2015 (reproducción con fines didácticos).






 
2. Estación rupestre de La Piedra del Indio (Lobatera - Estado Táchira)


Estudio descriptivo



Petroglifo la Piedra del Indio, estado de conservación para 1988. Lobatera, Municipio Lobatera, Estado Táchira, Venezuela (Foto: Cristian Sánchez, 1988).



El poblamiento originario de las tierras del Municipio Lobatera se puede aproximar entre el 5.000 a.C a 1.000 d.C. (Período Meso-Indio y Neo-Indio).

Los primeros grupos humanos o avanzadas aborígenes, ocuparon las tierras altas o montañosas del Municipio probablemente pertenecían a grupos de filiación andina (protochibchas). La última oleada correspondió a grupos humanos de filiación lacustre (probablemente arawak o caribe), provenientes de sur del Lago de Maracaibo, quienes se asentaron en las depresiones, valles, mesetas y tierras bajas fluviales del Municipio Lobatera.

A esta última oleada corresponde la posible máxima datación de los petroglifos andinos del valle de Lobatera (en los caseríos El Coconito y Zaragoza, de la aldea Zaragoza). Estos grupos humanos, que al momento de la conquista se conocían como Lobateras, desaparecieron poco después de 1642, cuando fallecen los dos últimos aborígenes de esta tribu, ambos llamados -ya cristianizados- Francisco y de apellido Lobatera, quienes se encontraban en el pueblo de Resguardo de Guásimos (actual Palmira), fundado en 1627.

En el cambio de época que marcó el proceso de conquista y colonización de los territorios de América en el siglo XVI, se ubica la primera crónica española que documenta el encuentro de los conquistadores españoles con los aborígenes Lobateras. Allí queda registrado el nombre y topónimo (con idéntica grafía) de «Lobatera», el cual data de junio de 1561, cuando se narra el encuentro entre la expedición del Capitán Juan Maldonado, fundador de la Villa de San Cristóbal (31 de marzo de 1561) y los pobladores de la aborigen Lobatera:




«[...] Al tiempo que Maldonado con sus soldados llegó a cierta población de indios llamada Lobatera, en esta tornavuelta halló que los indios de aquella población, que estaría cuatro lenguas de la villa, le estaban esperando con las armas en las manos, los cuales tenían puestas de antes sus espías, porque sabían que por allí habían de volver forzosamente los españoles; y así los recibieron con muchas rociadas de flechas que contra ellos tiraron, con que hirieron muchos indios del servicio de los españoles y algunos soldados; pero como los arcabuceros tuviesen lugar de disparar los arcabuces, y los jinetes de armarse a sí y a sus caballos, dieron en los indios e hiriendo y matando a muchos, los ahuyentaron y echaron del camino y prosiguieron su camino hasta llegar a la Villa de San Cristóbal» (Fray Pedro de Aguado, OFM, Recopilación Historial de Venezuela, tomo II, Academia Nacional de la Historia, Caracas, 1963, p. 480).
  
Es importante acortar que en determinada bibliografía tachirense, a partir de la segunda mitad del siglo XX, se comenzaron a emplear los términos Ubateras o Lobatos para identificar a los aborígenes Lobateras. Ambas grafías resultaron y son incorrectas. Proceden de una transcripción o lectura errónea -de documentos del siglo XVII- del nombre y topónimo Lobatera ya documentado en el siglo XVI. 

 



Figura 1. Carta arqueológica de las estaciones rupestres con los petroglifos de Lobatera: Piedra del Indio (marca roja); Piedra del Coconito (marca verde); Piedra del Cometa (marca azul); Piedra del Observatorio (marca amarilla); Piedra de los Sacrificios (marca marrón); Muro de contención de terraza (marca vinotinto). Sitio arqueológico de Lobatera identificado sobre plano topográfico de la Dirección de Catografía Nacional, plano 5739-Táchira, Caracas, 1977 (reproducción con fines didácticos)


Una segunda referencia al nombre Lobatera, se encuentra en los procesos de la primera encomienda que se conoce -otorgada con documento notarial- en jurisdicción de la Villa de San Cristóbal, y data del 15 de diciembre de 1561.


Una vez sometidos los aborígenes Lobateras que no dejaron sus tierras, por cuanto la mayoría se retiró a refugiarse en las selvas del Zulia y Guaramito (al norte del actual Estado Táchira), éstos fueron incorporados al nuevo régimen político, económico, social y cultural de la figura de la encomienda. 

El 15 de diciembre de 1561, el capitán fundador Juan Maldonado, encomendaba a los aborígenes Lobateras en la persona del vecino de la Villa de San Cristóbal Alonso Durán el Viejo, y el nombre de Lobatera (con idéntica grafía) vuelve a quedar registrado por segunda vez: 

«[...] Alonso Durán presentó un indio para tomar posesión de su encomienda, quien dijo nombrarse Periure y ser del pueblo llamado Lobatera, que los españoles llaman el pueblo de los Corrales» (Archivo General de la Nación, Bogotá, Caciques e Indios, tomo 66, f. 547vto.). El acto de toma de posesión de la encomienda se efectuó en el Cabildo de de la Villa de San Cristóbal el 11 de abril de 1562.
 
En cuanto a la geografía o paisaje del sitio arqueológico de Lobatera, se tiene que el mismo se encuentra ubicado en un recortado recodo al pie de la fila de Los Letreros, en la cordillera andina tachirense, donde confluyen tres corrientes de agua: la quebrada La Molina, la Cangreja y la Cedrala. 

Fue, por la evidencias encontradas, un territorio consagrado por las antiguas culturas prehispánicas lobaterenses al encuentro con los espíritus de sus antepasados y al seguimiento de los astros en el cielo nocturno. En específico, un lugar sagrado donde gestaron su propia historia, su cultura y sus creencias.

Sobre ese territorio mítico se yergue como relictus o testigo pétreo de ese pasado, la Piedra del Indio. Petroglifo monumental y emblemático del Municipio Lobatera. 


Su ubicación -en términos actuales- está junto a la Carretera Nacional o Troncal Nº 1 (Panamericana), en el punto de intersección del ramal estadal Nº 25 (carretera Lobatera - Borotá), en la aldea Zaragoza, en las proximidades de la población de Lobatera.


La roca, de forma irregular, presenta una cara frontal donde se encuentran las figuras grabadas, y tiene una altura de 4,55 m por 4,47 m de ancho. Su profundidad, al medir su cara norte es de 5,72 m. La superficie con los grabados (cara oeste) presenta una inclinación o declive cercano a los 65° (aproximadamente).


La traza de los grabados es de tendencia predominantemente geométrica. La distribución de los grabados resulta asimétrica y espaciada (separación entre las figuras). De un total de veintisiete grabados, once se pueden identificar como formas humanas, seis formas ofídicas y las demás, con gráficos y trazados geométricos. 

A varias de estas figuras, por asociación esquemática, le hemos asignado nombres como el Trisquel, el Gigante, el Hombre de maíz, el Hechicero o los Brazos de la creación

Esta última, al relacionarse, por similitud, con un canto folklórico -de la tradición oral- de una de las aldeas del Municipio Lobatera (aldea La Montaña, al suroeste del sitio arqueológico), bien puede resultar un vestigio -representativo- del relato mítico o cosmogonía de nuestros antepasados, los primeros pobladores, quienes, sobre mortecinas ascuas de una fogata, en noches de novilunio, contemplaban las estrellas, mientras los ancianos recitaban a los jóvenes, en lánguidos cánticos, las historias de sus mayores.            

Continuando el proceso descriptivo de la Piedra del Indio, sobre la parte superior del petroglifo, se encuentran varios cuencos (denominadas "piletas", en Lobatera) tallados sobre la roca, cuya función -interpetada desde el campo de la arqueoastronomía- bien pudo ser de carácter ritual o astronómico al servir de espejos de agua para observar los cielos nocturnos, conocer los astros y determinar el tiempo propicio para la siembra y la cosecha.

En este petroglifo, las figuras que representan a humanos o pueden representar a dioses o deidades naturales son simples, están desprovistas de adornos como tocados de plumas o revestimientos chamánicos presentes en otros petroglifos de la región, los cual podría ser un indicio de una antigüedad más remota.



3. El sueño del Hechicero

Del análisis de las figuras realizado por el Prof. Samir A. Sánchez, director-editor de Proyecto Experiencia Arte - Proyecto ExpArt, en trabajo de campo realizado en 1989. se tiene -con respecto a las representaciones con características humanas- que las mismas no responden un mismo patrón de dibujo, si bien todas responden a contexto de arte esquemático figurativo.

Cuatro -en la sección superior- están alineadas, muy esquematizadas y sólo una -en la sección inferior- destaca por su precisión gráfica en una definida posición de cuclillas y con los brazos alzados.

Posición ésta que identificaría o permitiría asociar la figura con el mohán o faraute (chamán o hechicero), «el sabio de la aldea» descrito en las crónicas españolas del siglo XVI. 





Fig. 1.1 El sabio o hechicero de la aldea, detalle parcial de la probable figura del mohán o faraute (chamán o hechicero) la cual fue grabada en el petroglifo la Piedra del Indio (Lobatera) en épocas precolombinas y cuya posición en la roca (rodeada por figuras y formas geométricas, especialmente en su sección superior) pudo representar el estado de trance y de visiones sobrenaturales que tuvo el mohán, en ese momento. Por este motivo, se plantea la hipótesis de carácter especulativo, de encontrarnos frente a un programa iconográfico en el cual se quiso representar, y probablemente siguiendo un objetivo didáctico-ritual, el estado de trance del hechicero y de sus visiones, denominándose por ello, al programa iconográfico presente en la Piedra del Indio como: el sueño del Hechicero.


Así, el cuerpo doblado, de suerte que las asentaderas se acerquen al suelo o descansen en los calcañares y las manos levantadas, resulta concordante con la más primitiva representación -sobre el plano bidimensional de las rocas o piedras- del estado de trance inducido en el cual un médium -el mohan o faraute (chamán o hechicero) manifiesta observar fenómenos paranormales o sobrenaturales con el objetivo de curar enfermedades espirituales y del cuerpo, predecir el futuro o predecir el estado del tiempo para las siembras y cosechas. 


A partir del descifrado de una de de estas formas o glifos y su ubicación espacial con respecto a las demás figuras, así como partiendo de la imposibilidad de conocer los motivos que tuvo el autor o autores en cuanto si las formas en el petroglifo debían responder a un cometido ritual, conmemorativo, indicativo o si el mismo petroglifo tenía un carácter totémico, se puede conjeturar o plantear una hipótesis especulativa o una explicación lógicamente posible. La misma se daría a partir de una interpretación del significado de todas las figuras en conjunto (los esquemas geométrico -círculos y espirales- y los figurativos (representaciones humanas), desde la posición que ocupan en torno o con respecto al glifo del mohán o sabio de la aldea (chamán o hechicero) o como se conoce en Historia del arte: el programa iconológico o narrativa visual, ideado por el autor de una obra. 




Fig. 1.2 Glifo de «el Hechicero». Acercamiento al detalle del trabajo de tallado y pulido (probablemente por abrasión, -con arena y agua-) en surcos, en la cabeza  y extremidades. Se observa por igual un rebajado de superficie en la forma del torso del cuerpo (por medio de la técnica lítica de la percusión directa con percutor duro -otra roca de punta roma o aguda- conclusión que se extrae a partir del indicio o presencia de punteado o marcas visibles en la superficie cóncava de la forma del tronco). Estas técnicas de tallado se repiten en los restantes glifos de la Piedra del Indio (Lobatera, petroglifos, aldea Zaragoza). Foto: Darío Hurtado, 2015.



La ubicación de esta figura y formas -y de todos los glifos que la rodean- pudieron estar organizados a su vez en un programa iconográfico mayor o intencionalidad imaginativa-gráfica dada por su autor, en cuanto representar el sueño o estado de trance del mohán o hechicero y las visiones que le rondaban en ese momento: espectrales formas humanas de alargada figura (de torso desproporcionado), con probabilidad relacionadas con sus antepasados; espíritus superiores en formas humanas estilizadas que compartían igual poder; espíritus de la naturaleza (como la representación de la lluvia); animales fantásticos y fenómenos celestes representados a través de espirales concéntricas o como representación de serpientes enrolladas. 


Por ello, al conjunto de figuras y formas presentes en el petroglifo conocido como la Piedra del Indio, se le puede identificar o denominar partiendo de lo que -hipotéticamente- quiso transmitir, en una forma didáctico-ritual- como: el sueño del Hechicero.




Fig. 1.3. «El hombre de maíz». Glifo antropomorfo -en el cual sólo se representó, a partir de un círculo, la sección superior del cuerpo, el tronco, extremidades superiores y cabeza- sobre la superficie meteorizada de la roca. A esta figura, se le asignó el nombre de «El hombre de maíz»  por su asociación esquemática con los mitos prehispanicos mayas que explicaban el origen del hombre a partir de la germinación de un grano de maíz. Asimismo, la figura ovalada, de donde emerge la forma antropomorfa, podría igualmente asociarse con otro mito de los pueblos antiguos como era el origen de la humanidad a partir de un huevo, símbolo de germinación, de renovación periódica de la naturaleza, de resurrección, de lo que parecía muerto. Piedra del Indio, Lobatera (Foto: Darío Hurtado, 2015).



4. Antiguas plantas alucinógenas

En cuanto a lo relacionado con las plantas alucinógenas empleadas en el sistema de creencias de los aborígenes Lobateras, para inducir -con sus derivados naturales bioquímicos- el trance en los mohanes o farautes (chamanes/hechiceros) en los antiguos rituales de entrada en su mundo sobrenatural, no se cuenta con documentación o referencias.

Sólo se puede conjeturar sobre las mismas, a partir de los datos aportados en el Herbolario del Distrito Lobatera, publicado por el médico rural Dr. Clemente E. Acosta Sierra, en 1954 (Distrito Lobatera, estudio geográfico-social de la zona, Imprenta del Estado, San Cristóbal, 1954, pp. 104-110).

Allí, clasifica como plantas propias de Lobatera, con propiedades alucinógenas la hierba mora, la lechuga silvestre, el díctamo real y la artemisa (estas dos últimas propias de las regiones altas del municipio o páramos). Asimismo, la tradición de los campesinos de la región reconoce iguales propiedades, con carácter medicinal, en plantas como el árbol de Campanita o Borrachero (Brugmansia candida) y la Hierba Pajarito (Psittacanthus coriaceum), específicamente cuando esta planta parasitaria se adhiere a un árbol de Granado (Punica granatum), reconocido desde antiguo como uno de los más emblemáticos del municipio.                  



5. Figuras geométricas y clasificación de la cultura Lobatera.

Sobre las demás formas, los rostros de las figuras superiores resultan más estilizados, casi cuadrangulares, y con cierta evocación a la forma utilizada por la cultura Maya para representar el rostro. Las demás figuras antropomorfas son similares a la del arte rupestre Arawak-caribe que tuvo sus inicios en las islas de las Antillas. Las formas circulares concéntricas -como probable representación de la serpiente- se repiten seis veces, la mayor parte en la forma de espiral y una sola en forma de trisquel.

Así, estos símbolos tienen similitud formal con los restantes petroglifos de la región y con el de las culturas agrícolas del continente americano y de las Antillas, que expresaron, tal vez, un pensamiento mágico-religioso proveniente de una mitología o una cosmogonía común.

Aún en el extremo oriental del océano Pacífico, las figuras presentes en la Piedra del Indio, encuentran una correspondencia figurativa con el arte rupestre desarrollado por los aborígenes de las planicies centrales y del norte de Australia

Allí, en ese territorio austral, sus glifos contaban la leyenda del Tjukurpa que, en una traducción aproximada al castellano significaría la historia del señor de los sueños, nombre que -según algunos investigadores y especialistas australianos en la materia- refleja el punto de vista aborigen en cuanto consideraban que el conocimiento era obtenido de un estado de trance o de sueño, así como el principio en cuanto a que lo sagrado, la tierra o el paisaje y el hombre formaban una unidad, eran uno. El Tjukurpa hablaba dse la creación de la tierra, de los seres ancestrales y de su vida en sociedades.

 

Por ello, las obras que quedaron talladas o plasmadas con pigmentos (Australian Aboriginal Stencil Art) sobre las rocas, fueron conocidas por las generaciones posteriores como las obras del soñador (Isaacs, Jennifer, Australia's Living Heritage, Arts of Dreaming, New Holland, 2002, p. 131).
 

Fig. 1.4. Detalle de los glifos presentes en la sección izquierda (del observador) de la Piedra del Indio (Lobatera). Destaca «el Gigante», una figura antropomorfa alargada o de tamaño heroico, y «El hombre de maíz», a la derecha del observador. Foto: Darío Hurtado, 2015.


En cuanto al nivel de clasificación de la cultura que realizó los grabados en la Piedra del Indio, viene dado por la técnica y el estilo de los mismos. Desde un enfoque teórico, en el arte rupestre de las culturas americanas medias o formativas, los trazos sobre la piedra son generalmente más firmes, más hondo y ancho y, por ende, el dibujo más perfecto que en las culturas inferiores. Por ello, los aborígenes Lobateras, según la clasificación anterior, en términos antropológicos se les puede denominar como de cultura media. Al analizar el arte en el trazado de figuras petroglíficas que utilizaron, este resulta  firme, llegando a alcanzar hasta los 5 cm de ancho. 


Por la ubicación del petroglifo, el sitio pudo ser un escenario de rituales, una piedra para las ofrendas y sacrificios (si se daban en la tribu) o para la observación y seguimiento del curso de los planetas y astros en el cielo nocturno, por ser esta es la impresión que se recibe al observar la cara superior de la roca, la cual es completamente plana con presencia de cuencos, uno mayor y otro menor.  


Lobatera Milenaria

Fig. 2. Petroglifo La Piedra del Indio, Lobatera, Estado Táchira, Venezuela (Foto: Estudiante UNET, 2005)



 
Fig. 3. Detalle de la triple espiral concéntrica  con unión tangencial, identificada como «el Trisquel», ubicada en la cima o extremo más alto de la roca. De forma coincidente, y desde el campo de la arqueoastronomía, es de resaltar que la ubicación del glifo está en una posición que se puede considerar alineada -en el horizonte astronómico- con el punto donde son visibles las estrellas Acrux, Mimosa, Gracrux y δCru de la constelación Crux (conocida como la Cruz del Sur o la pata de Ñandú en las culturas precolombinas australes de la América del Sur). Las tres primeras son las de mayor visibilidad en el espacio celeste por su brillo. 

Asimismo, la prolongación imaginaria de una línea en vertical, desde Acrux (la más brillante de todas y en el pie de la cruz) hasta el horizonte terrestre, marca la dirección del sur geográfico, en el centro del horizonte del firmamento nocturno tachirense, donde aparece a fines del mes de diciembre y desaparece a fines del mes de junio,  en los 8° de latitud norte. 

Por igual, proyectándola la línea imaginaria en sentido opuesto, estos glifos resultan con una orientación que coincide con el horizonte terrestre, en el lugar de 'aparición' más septentrional o al norte, de la luminaria más brillante del cielo luego del sol y la luna, el planeta Venus; conocido desde antiguo como la estrella de la mañana y estrella del atardecer. Sus fases y posiciones astronómicas se repiten sobre el horizonte terrestre cada 1,6 años. Petroglifo la Piedra del Indio (Lobatera). Foto: Samir Sánchez, 2015.






Fig. 4 Estado actual del petroglifo La Piedra del Indio, Lobatera, Estado Táchira, Venezuela (Foto: Samir Sánchez, 2014).




Fig. 5. Detalle del estado actual de la superficie con los glifos. La Piedra del Indio, Lobatera, Estado Táchira, Venezuela (Foto: Samir Sánchez, 2014).




Fig. 6. Estado actual de la totalidad de la superficie con los glifos. La Piedra del Indio, Lobatera, Estado Táchira, Venezuela (Foto: Samir Sánchez, 2014).



Fig. 7. Detalle del glifo que hemos denominado los «Brazos de la creación», por cuanto su forma evoca los versos de una copla de contrapunteo del baile tradicional tachirense del 'Pato Bombeao', recopilados en la aldea La Montaña (Municipio Lobatera, 1978). Los mismos podrían hacer referencia a un probable mito prehispánico que se conservó -con probabilidad- a través de la tradición oral. Refieren los versos la creación del mundo a partir de un ave de alto talle que dormitaba y al despertar extendió sus alas, creando y abrazando bajo las mismas a todo lo que había creado o salido de ellas: «El pájaro Simonfué dormía de pie y alargado/cuando despertó y bostezó/abrió sus alas cantando/y ahí mismito todo salió: gente, vacas y mundo creao'» (la grafía responde a la pronunciación coloquial tachirense de la época, la cual se procuró conservar en la transcripción)

El glifo está estructurado en dos espirales concéntricas o la conocida como espiral doble, formadas a partir de una especie de tau o hito vertical central de cuyos extremos o especie de brazos superiores prolongados, se originan y abren a los espirales. Igualmente, esta doble figura espiral pudo tener un carácter de identificación de una alineación astronómica. Representar o marcar un fenómeno solar como pudieron ser  los  dos equinoccios: de marzo y de septiembre. En un día -único- de estos meses, para un observador en el ecuador terrestre, el sol alcanza el punto más alto en el cielo con relación a quien lo observa desde estas zonas ecuatoriales del planeta. Así, lo podrá divisar exactamente sobre su cabeza, a 90°.  

Otra hipótesis de carácter especulativo, se podría plantear a partir de la posición del glifo por cuanto este se encuentra alineado o marca el horizonte del norte astronómico con el punto donde siempre son visibles las estrellas circumpolares o inextinguibles (porque nunca desaparecen del horizonte astronómico), en específico con la estrella del Norte o Polar (Polaris, sistema estelar triple en la constelación de la Osa Mayor, conocida en otras culturas antiguas como La sartén o el carro Mayor). Esta estrella ha ocupado -desde hace más de mil años el centro del horizonte norte del firmamento nocturno en la zona ecuatorial, a 8º de latitud norte para el área de ubicación del petroglifo.  Por igual, este tipo de figura, con similares características, se encuentra en la Orinoquia prehispánica venezolana (Caicara del Orinoco, Estado Bolívar) y representaban o conformaban los ojos del sol o de la luna, tallados en  sus petrogligos. 





Fig. 8. Sección superior y posterior de la Piedra del Indio, con cuencos tallados en la roca  de probable uso ritual, mítico cosmogónico o astronómico. Se detalla por igual el glifo identificado como los «Brazos de la creación» (Lobatera, petroglifos, aldea Zaragoza). Foto: Darío Hurtado, 2015.





Fig. 8.1. Acercamiento de imagen al glifo denominado «Brazos de la creación» (Lobatera, Piedra del Indio). Junto a éste, se encuentran dos glifos idénticos que representan probables figuras humanas, esquemáticas y talladas a modo de siluetas. Foto: Samir Sánchez, 2015.




Fig. 8.2 Acercamiento de imagen al glifo que representa una probable figura humana, esquemática y tallada a modo de silueta. Foto: Samir Sánchez, 2015




Fig. 8.3 El Prof. Samir A. Sánchez, Director-Editor de Proyecto Experiencia-Arte, en el proceso de diagnóstico de superficie y evaluación de la alineación de la roca. Foto: Darío Hurtado, 2015.





Fig. 9 Santiago Xavier y La Piedra del Indio. Casi treinta siglos separan estas dos figuras. De una parte, la monolítica mole rocosa con hendiduras que señalan su cretácico origen y el patrimonio cosmogónico de los primeros hombres americanos. 

Por otra, un infante del siglo XXI inmerso en una realidad física y espiritual marcada por la incertidumbre y la deshumanización, especie de maquinaria kafkiana en la cual está atrapada y sumergida la sociedad en el cual le tocó vivir. 

Entre estas dos realidades, se da una discontinuidad o interrupción temporal y cultural. Sólo los ata la continuidad de la vida, en todas sus formas, sobre la misma tierra (Foto: Samir Sánchez, 31 de enero de 2014).





6. Estaciones rupestres de la Piedra del Coconito, Piedra del Cometa, Piedra del Observatorio, La ciudadela (muro de contención de terraza) y Piedra de los Sacrificios (sitios arqueológicos de Lobatera)



A poca distancia de la ubicación de la Piedra del Indio, y en línea recta y dentro del área arqueológica, en la aldea Zaragoza, se encuentra otros petroglifos: 

El primero, la Piedra del Coconito. Allí, talladas y esquemáticas figuras sobre su superficie, representan la probable escena de un parto de cabeza, aborigen. Las mismas fueron realizadas en la superficie de la punta de una roca, cuyo mayor volumen se encuentra soterrado o bajo tierra. 


De ser así, éste sería el registro -gráfico- más antiguo que se conserva del nacimiento de un habitante de Lobatera.

El segundo, la Piedra del Cometa, roca grabada con un único glifo que se asocia con la forma o figura de un cometa, un fenómeno astronómico no común. La coma y la corona de hidrógeno fueron representadas en forma antropoforma. La piedra fue tallada con probabilidad por los ancianos o sabios de la aldea -o bien por otros, siguiendo sus indicaciones- quienes tenían por oficio «saber de las cosas nocturnas», según lo registraron las crónicas españolas del siglo XVI y lo interpeta la disciplina científica de la arqueoastronomía, de la época actual

La asociación con un fenómeno celeste como lo son los cometas, se plantea a partir del hecho de resultar coincidente la posición del glifo (8° de inclinación con respecto a la horizontal de la roca) con el inicio o el fin del perihelio de los cometas: su aparición y avizoramiento o desaparición en el horizonte astronómico.

El tercero, la Piedra del Observatorio, roca con diversas oquedades o cuencos, o "piletas", muy próxima a la Piedra del Cometa, por lo cual se asocia con un primitivo observatorio astronómico. En las culturas prehispánicas, este tipo de oquedad se llenaban con agua de lluvia y se transformaban en un espejo de agua que permitía observar los cielos nocturnos y seguir el curso de los astros. Así podían determinar las estaciones o períodos agrícolas propicios para la siembra y la cosecha.


El cuarto, se corresponde con la Piedra de los Sacrificios, la cual recibe este nombre por su forma, la cual permite colocar a una persona de espaldas sobre ella. Asimismo, por su asociación con un antiguo altar ceremonial de sacrificios, de las culturas mayores prehispánicas (ej. el Téchcatl prismático, entre los aztecas o la piedra de sacrificios en la ciudad maya de Palenque).  

Se encuentra en la orilla y junto a un curso de agua, conocido como quebrada La Cangreja, a media distancia entre la Piedra del Indio y la del Coconito. Destaca este petroglifo, de la Piedra de los Sacrificios, por la presencia de una figura tallada en dos círculos (uno de ellos fraccionado ya) conectados por una franja en sentido longitudinal, de considerable grosor. Junto a uno de los círculos, se encuentra una alargada hendidura cóncava, pulida, que evoca una especie de canal de drenaje.

La silueta evoca por igual la huella o marca que dejaría o marcaría una figura antropomorfa en posición decúbito supino o dorsal.  En sus extremos se encuentran cuatro formas cóncavas.

Por observación simple de las cicatrices o huellas dejadas en el trazado o contorno, se induce que esa figura fue realizada por medio de la técnica lítica de percusión indirecta con pieza intermedia (puntero a manera de punzón, de boca recta y gruesa), similar al trabajo que realiza un cantero con su maza y su cincel. Las mismas cicatrices, al no haberse pulido su superficie,  denotan con probabilidad, que cada marca o hendidura fue producto de un único golpe, muy fuerte, sobre la roca.

Este singular petroglifo fue cubierto por capas de sedimentos, producto de una vaguada que afectó el valle de Zaragoza en 1991, y se encuentra en espera de ser ubicada y descubierta nuevamente por algún grupo de arqueólogos,  antrologos o investigadores interesados en su estudio y preservación.   

Otros vestigios arqueológicos se han encontrado recientemente, tanto en las inmediaciones de la Piedra del Coconito y del Cometa. Uno se corresponde con una roca tallada identificada como una piedra de moler/mortero o metate (palabra con origen en las culturas precolombinas mexicanas) e indicio de un asentamiento humano que practicaba la agricultura, probablemente con sembradíos de gramíneas, como el maíz. 

Otro, es el sitio arqueológico de La ciudadela -el cual debe su nombre al hecho de ser un vestigio pétreo del último lugar de refugio -conocido hasta el presente- de los aborígenes Lobateras. Sólo se conserva de este lugar una muralla de contención de terraza, anclada sobre tres grandes rocas que le sirven de esquinero, y ya colapsada en parte.

Piedra del Coconito




Fig. 10 Piedra del Coconito, Lobatera, Estado Táchira, Venezuela (Foto: Carlos Alviárez Sarmiento, 2000)






Fig. 11. Piedra del Coconito (Lobatera, petroglifos, aldea Zaragoza). El glifo representa -con probabilidad- la escena de un parto de cabeza con la mujer en posición de litotomía (por cuanto la forma de sus pies no presenta indicios para considerarla de pie), y está rodeado por glifos con formas en espiral, probable representación de serpientes mitológicas sagradas. Este petroglifo ha sido considerado por los lugareños como el acta o registro de  nacimiento más antiguo de Lobatera. Colección de Imágenes del Museo del Táchira, sala de Arqueología Regional. Museo Antropológico del Estado Táchira/Museo del Táchira, San Cristóbal. Foto: Santiago Xavier Sánchez, 7 de febrero de 2015 (reproducción con fines didácticos)

Piedra del Cometa



Fig. 12. Piedra del Cometa (Lobatera, petroglifos, aldea Zaragoza). Foto: Samir Sánchez, 2015.


Fig. 12.1. Detalle del glifo con la representación estilizada de un cometa. La coma y la corona de hidrógeno se representaron de forma antropomorfa. Piedra del Cometa. Foto: Darío Hurtado, 2015.


Fig. 12.2. Ejemplo de la aparición de un cometa -al iniciar su perihelio y en el caso del cometa fotografiado, antes de su desintegración por efecto de la gravedad solar- en el horizonte astronómico y terrestre con sus dos colas: la ionizada o cola de gas (azul) y la cola de polvo o pequeños fragmentos del cometa barridos por el viento solar (blanca) . Cometa Ison, 15 de noviembre de 2013. Foto: Trappist, 2013. Reproducción con fines didácticos.


Piedra del Observatorio


Fig. 14. La Piedra del Observatorio (Lobatera, petroglifos, aldea Zaragoza). Foto: Samir Sánchez, 2015



Fig. 15. Sección superior de la Piedra del Observatorio con los diversos cuencos tallados en su superficie (Lobatera, petroglifos, aldea Zaragoza). Foto: Samir Sánchez, 2015.


Piedra del Sacrificio


Fig. 16. Sección superior de la Piedra de los Sacrificios (Lobatera, petroglifos, aldea Zaragoza). Foto: Cristian Sánchez, 1984-1990, reproducción con fines didácticos.



Fig. 17. Piedra de los Sacrificios (Lobatera, petroglifos, aldea Zaragoza). Foto: Cristian Sánchez, 1984-1990, reproducción con fines didácticos.



Fig. 18. Detalle de uno de los círculos de la Piedra de los Sacrificios. Se observa la característica del tallado no pulimentado y de la técnica de realización por percusión indirecta con instrumento intermedio (puntero de roca) así como la presencia de una hendidura cóncava, inmediata al círculo, que evoca un canal de drenaje. Lobatera, petroglifos, aldea Zaragoza. Foto: Cristian Sánchez, 1984-1990, reproducción con fines didácticos.


El Metate




Fig. 19. Detalle del tallado rectangular en una piedra, próxima a la piedra del Cometa, probable especie de piedra de moler/mortero prehispánico o metate como es conocido en las culturas precolombinas de México y Sudamérica (Lobatera, petroglifos, aldea Zaragoza). Foto: Samir Sánchez, 2015.


La ciudadela



Fig. 20. Sitio de La ciudadela. Muro de contención de una terraza, en las inmediaciones de la Piedra del Coconito (Lobatera, petroglifos, aldea Zaragoza). Foto: Samir Sánchez, 2015.






Fig. 21. Parte ya colapsada del muro de contención de una terraza, en el sitio arqueológico denominado La ciudadela, en las inmediaciones de la Piedra del Coconito (Lobatera, petroglifos, aldea Zaragoza). Foto: Samir Sánchez, 2015.





Fig. 22. Detalle de la ordenación de las piedras del muro, apoyadas sobre una roca mayor, que cumple las funciones de esquinero en el muro de contención de una terraza, en el sitio de La ciudadela, en las inmediaciones de la Piedra del Coconito (Lobatera, petroglifos, aldea Zaragoza). Foto: Samir Sánchez, 2015.


Primer calco (aproximado) de la Piedra del Indio


Fig. 23. Primer calco -aproximado- realizado de los glifos frontales de la Piedra del Indio (Lobatera - Estado Táchira), entre 1972 y 1973, por la antropóloga venezolana Jeannine Sujo Volsky (1948-2013) para su tesis doctoral titulada "El estudio del arte rupestre en Venezuela: su literatura, su problemática y una nueva propuesta metodológica", defendida y aprobada en la Universidad Central de Venezuela, en 1974 (Foto: calco digitalizado del texto "El Estudio Del Arte Rupestre en Venezuela" en Revista Montalbán. Nº 4. UCAB. Caracas, 1975, p. 252, reproducción con fines didácticos).




7. Patrimonio cultural del Municipio Lobatera y Bien de interés cultural de Venezuela

Todos estos petroglifos fueron declarados Patrimonio Cultural del Municipio Lobatera, por decreto N° 01-06 de la Alcaldesa Abog. Natalia Chacón Padrón, publicado en la Gaceta Municipal, N° 141 de fecha 3 de marzo de 2006. 

Asimismo, fueron declarados como Bien de Interés Cultural de la Nación al ser incorporados al Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano 2004-2010 TA 17-18, p. 35, en concordancia con lo dispuesto en la Declaratoria Nº 003-2005, del Ministerio de la Cultura, Consejo Nacional de la Cultura, Instituto del Patrimonio Cultural, de fecha 20 de febrero de 2005, publicada en la Gaceta Oficial Nº 38.234, de fecha 22 de febrero de 2005.



8. Huellas de una oralidad perdida

Mito y leyenda de la Reina Hechicera de los Lobateras



Fundada por los españoles la Villa de San Cristóbal, los conquistadores iniciaron una marcha hacia los territorios del noroeste del Táchira. Allí se encontraba el valle donde moraba la tribu de los Lobateras. 

Luego de una obstinada resistencia, liderizada por una mítica reina indígena cuyo nombre se perdió en la noche de los tiempos, los Lobateras abandonaron sus tierras y hogares y se retiraron a las selvas y ríos que se encontraban entre los cerros de Mucujún y el Morrachón, entre el río Lobaterita y el río Guaramito. 

Es fama entre los campesinos de la región que esta mítica reina todavía habita esas selvas, convertida en poderosa hechicera que desata formidables tempestades cuando alguno o algunos cazadores invaden sus dominios en persecución de jaguares, pumas y osos que polulan en esas selvas. 

Esa es tierra sin caminos, sólo los transitados por las fieras, es comarca desconocida que la fantástica reina y hechicera indígena, domina y defiende desde tiempos inmemoriales entre truenos y relámpagos.


Versión recogida por J. B. Calderón, Ex cónsul ad-honorem de la República de Colombia en San Juan de Colón, en marzo de 1927. Estuvo radicado en esa ciudad desde 1888.



Localización del monumento estudiado



Fuente: Sigrid Márquez, 2013





Bibliografía

Dirección Nacional de Cartografía, Plano topográfico 5739-Táchira, Caracas, 1977; DELGADO, Lelia, "Arte rupestre, apuntes de una oralidad perdida" en Revista Bigott, Nº 23, julio-agfosto-septiembre de 1992, Caracas, 1992, pp. 29-37; SÁNCHEZ E., Samir, Lobatera, tiempos históricos de una tierra de pioneros, Biblioteca de Autores y Temas Tachirenses, No. 108, Caracas, 1993; SUJO VOLSKY, Jeannine "El Estudio Del Arte Rupestre en Venezuela" en Revista Montalbán. Nº 4. UCAB. Caracas, 1975, p. 252. 


____________________________________________


Acerca del autor

Samir A. Sánchez es profesor de Historia del Arte y Métodos de Investigación en la Universidad Católica del Táchira (San Cristóbal - Venezuela). Es autor, entre otras publicaciones, de San Cristóbal Urbs quadrata (2003) y Mors Memoriæ o la Extinción de la memoria (2011).



© Proyecto Experiencia Arte / Experience Art Project 2012-2015. Algunos derechos reservados. Los derechos de autor de los textos, trabajos gráficos y fotografías pertenecen a cada fotógrafo, grupo o institución mencionada.

Para información |For information
E-mail
expartproject@gmail.com