viernes, 5 de octubre de 2012

Ciro Romero: un escultor y pintor costumbrista en Lobatera, a principios del siglo XX | Mural painting in Lobatera at early 20th century.









Pinturas decorativas (en mural) de Ciro Romero, casa de la Sucesión Rojas, Lobatera (Foto: Samir Sánchez, 2010)



Ciro Romero: un pintor que siguió el rumbo de tantos pintores viejos

Don Ciro Romero fue un anónimo artista zuliano de quien no se conserva información documental precisa. Según las fuentes orales recopiladas[1], era un escultor por moldeado y pintor costumbrista, nacido en la ciudad de Maracaibo (Estado Zulia, Venezuela) a fines del siglo XIX. 

Partiendo de una observación general de la técnica empleada en su pintura, de estilo propiamente académico, no se descarta que Ciro Romero hubiese realizado estudios en la Escuela de Dibujo Natural del Estado Zulia, fundada en Maracaibo en 1882. 

Se desconocen los motivos de su llegada al Estado Táchira. Sólo se conoce que arribó a Lobatera, con unos comerciantes, a principios del pasado siglo, por una temporada de ferias y fiestas –las cuales se realizan en el mes de septiembre- y no retornó más a su Maracaibo natal.

Por ello, la importancia de Romero en la historia del arte pictórico y escultórico tachirense -y en especial en Lobatera- resulta evidente cuando se documenta y valora lo realizado y lo que queda de su producción pictórica y escultórica, desarrollada a todo lo largo de la década de los años 20 del pasado siglo.

Referían las personas mayores que le conocieron[7], que era un hombre de vida bohemia, solitario y sin aferro a bienes materiales. Poseía una única muda y cuando la suciedad de la misma era más que evidente, se retiraba a una de las quebradas del pueblo, lavaba esa ropa y desnudo, sentado sobre alguna piedra, esperaba a que la resolana del valle, la secara para volverla a utilizar.

Sin residencia fija, pernoctaba donde le dieran posada o estuviese realizando un trabajo específico. Si bien era adicto al consumo de bebidas alcohólicas, recuerdan los mayores que era en estado de ebriedad cuando producía sus mejores trabajos.

De expresiones o frases de Don Ciro Romero, sólo se conservó en la memoria y luego fue transmitida a las generaciones siguientes, una expresión que repetía con constancia: “Por qué Dios no hizo los ríos aguardiente y las piedra ‘cema (aféresis de acema, pan típico del Táchira)”.

Asimismo, aún cuando estuviera ebrio, refieren que nunca perdió la educación ni la compostura o hiciera uso de un vocabulario soez. No se cuenta con datos sobre sus últimos días ni la causa de su fallecimiento, sólo que enfermo de gravedad, fue trasladado a la ciudad de San Cristóbal, falleciendo en el antiguo Hospital Vargas, aproximadamente entre 1933 y 1935.

Hasta no hallarse evidencias documentales sobre su posible lugar de enterramiento, no es descartable la hipótesis que su cuerpo haya terminado, como objeto de estudio por parte de la ciencia, en la sala de estudios anatómicos de la Universidad de Los Andes, en Mérida, como era costumbre en esa época, hacer con los cadáveres que no eran reclamados por familiares o amigos.






Pinceles y colores bajo el sol de Lobatera

De la obra de Don Ciro Romero, separando la parte escultórica que se encuentra en el Cementerio Municipal de Lobatera donde destaca el túmulo de los “Ángeles orantes” y otros en los cuales se puede percibir su impronta, se ha podido catalogar lo siguiente:

a.    Decoración de la antigua Iglesia de Lobatera donde, con un fino pincel, al óleo[2], recubrió las paredes y columnas con listones y motivos florales así como con elementos tomados de la más rica simbología cristiana de los sacramentos. Asimismo, construyó la mesa central del altar mayor[3] (obra desaparecida). Resultó coincidente que algunos de estos elementos como el cisne con el pecho herido, el ciervo que bebe de la fuente y las especies eucarísticas (vino y uvas) fueron, luego de derruida la vieja iglesia, reproducidas en los vitrales (de la Casa Velasco de Cali) de la nueva iglesia .
b.    En el exterior de una de las paredes de la antigua Casa Cural (junto a la actual entrada de estacionamiento, por la calle 6 o Bermúdez) pintó un mural[4], de tamaño natural, con la imagen del Padre Pedro María Morales (1875-1925) junto al caballo blanco que le servía de transporte en sus misiones por las aldeas, todo en un fondo con elementos del paisaje lobaterense. Asimismo, junto al otro lado del corcel, pintó a un viejito de nombre Miguel y natural de Ocaña (Colombia) quien era el ayudante del Padre y quien por muchos años fue el encargado del cuidado del referido caballo (obra desaparecida).
c.    Murales o frescos (en parte ya perdidos o deteriorados, si bien el actual responsable de la casa, el Sr. Julio Ramírez, se ha esforzado por conservar lo que resta de la totalidad de la obra) que adornan las paredes de la casa de habitación propiedad de la Sucesión Rojas (antigua Bodega de Don José Rojas frente al Parque Bolívar) caracterizados por escenas propias de la tendencia pictórica del naturalismo, de claridad formal clásica y decimonónica, atmósfera propia creada con efectos de luz, suaves paisajes, rediles, detallados bodegones, remansos y personajes realizados según la técnica del repoussoir[5] limitados por cuadraturas conformadas por volumétricos y moldurados marcos arquitectónicos de inspiración renacentistas, que reproducen medallones y cuadros, generando a su vez un efecto de ampliación de los límites espaciales de los frescos (obra en estado de conservación entre regular y bueno).  Estas obras, como patrimonio pictórico y arquitectónico, es Bien de Interés Cultural de la Nación incorporado al Catálogo del Patrimonio Cultural de Venezuela 2004-2010/TA 17-18/p. 31, según Resolución N° 003-2005, del Instituto del Patrimonio Cultural, publicado en la Gaceta Oficial N° 38.234 de fecha 20 de febrero de 2005
d.    Fuente o pila de agua con estatua de un niño (conocido como El párvulo de la fuente) en el patio central de la casa de la sucesión Rojas (obra en estado de conservación entre regular y bueno).
e.    Réplica de la gruta de Massebielle (Lourdes-Francia), lugar de la aparición de Nuestra Señora de Lourdes, en la capilla del Humilladero[6]. La misma fue recortada en su remate cuando se reconstruyó la capilla en 1965 y recubierta recientemente con una capa de pintura industrial que hizo perder la naturalidad de la roca y el juego de volúmenes por el contraste cromático dado por el artífice (obra en estado de conservación bueno).

Réplica de la gruta de Massebielle (Lourdes-Francia), lugar de la aparición de Nuestra Señora de Lourdes, en la capilla del Humilladero, Lobatera. Obra de Ciro Romero modelada en piedra natural unida por argamaza y mezcla real. En la remodelación de la capilla (en 1965) fue recortada y se perdió la cumbrera de la misma o las piedras de remate (Foto: Ingeniero Kevin Vásquez, 2008. Reproducción con fines didácticos).

f.     En la antigua sala de visitas de la casona donde viviera Doña María Lozada de Mora (1892-1993), junto a la Capilla del Humilladero, una hornacina ornamentada  en su exterior con elementos neogóticos, realizada en 1920 y que cuenta en su peana con la figura de un detallado y policromado serafín de rostro expresivo y suave modelado que denota una depuración en su técnica por moldeado, si se compara con la realizada en 1920 en el grupo escultórico funerario de los “’Ángeles orantes”. Esta obra fue restaruada por estudiantes de la cátedra de Historia del arte de la Universidad Católica del Táchira en junio de 2012 y reubicada en la pared de fondo del Bautisterio de la Capilla del Humilladero (Figuras 1, 2 y 3).



Figura 1. Hornacina neogótica de Ntra. Sra. del Rosario de Pompeya, con marco tipo tabernáculo, en su nueva ubicación, en la pared de cerramiento de fondo del Baustisterio de la Capilla del Humilladero, en Lobatera. Obra de Ciro Romero, en 1920. Restaurada a su estado y color original por un equipo de estudiantes de la asignatura Historia del arte de la Universidad Católica del Táchira, conformado por Lucía Acosta, Daliana García, Mariem Porras y Juan Delgado, del curso 2011-2012 (Foto: Darío Hurtado, 2012).






Fig. 2 Proceso de saparación de la estructura de la hornacina de su lugar original, en la pared de bahareque de la casa que fuera de Doña María Lozada de Mora, Lobatera, 25 de julio de 2011 (Foto: Javier Parra, 2011). 



Fig. 3 Hornacina neogótica de Ntra. Sra. del Rosario de Pompeya, con marco tipo tabernáculo, en su lugar original, en la que fuera la sala de la casa de habitación de Doña María Lozada de Mora (1892-1993) en Lobatera. La casa, construida en 1876,  desapareció en el 2012. La hornacina es obra de Ciro Romero, en 1920. (Foto: Samir Sánchez, 2010) 






Fachada de la Iglesia parroquial, Plaza Bolívar y fachada de la casa-almacén de Don Zenón Pacheco (actual casa de la Sucesión Rojas). Foto: Álbum del Táchira, 1930. 


Fachada de  la casa-almacén de Don Zenón Pacheco (actual casa de la Sucesión Rojas), en plena actividad comercial durante las ferias y fiestas de Lobatera, septiembre de 1919 (Foto: Museo del Táchira-San Cristóbal, sala de la República, exposición permanente, reproducción con fines didáctivco).


Obra pictórica mural decorativa de interior (probablemente en la técnica del temple), por Ciro Romero en la casa de la sucesión Rojas (Calle 5 o Miranda, Lobatera, Estado Táchira, Venezuela).


Estado de las pinturas murales para febrero de 1992. La pintura del prado, riachuelo y ganado de la pared de fondo, ya desapareció. (Foto: Nelson Garrido, 1992)



Serie fotográfica (Samir Sánchez, 2010):

   La casa de la actual sucesión "Rojas", fue construida entre 1917 y 1918 como casa de habitación y almacén comercial de Don Zenón Pacheco Rosales (padre de la recordada Prof. Cora María Pacheco de Rosales). Las pinturas decorativas se realizaron en los muros del zaguán de entrada (ya desaparecidas) y de los pasillos interiores. La pinturas fueron encargadas en 1919 por Don Zenón Pacheco para recibir a su esposa Flor de María Ramírez Becerra, el 16 de octubre de 1919, día de su boda. En 1940, la casa fue adquirida por Don José Rojas, quien se había casado con Doña Virginia Vivias Vivas, el 29 de noviembre de 1919. Actualmente es propiedad de sus sucesores.
   
      
   En cuanto al aspecto arquitectónico, los muros del primer nivel, que sirven de soporte a las pinturas, son de piedra canteada de las quebradas que rodean al pueblo, mortero y argamasa. El segundo nivel de la casa con balconada, se levantó con la técnica del bahareque para disminuir el peso de la estructura.


Detalle de uno de los marcos de tipo tabernáculo o edícola renacentista
(Foto: Samir Sánchez, 2010)





Bodegón de frutas, flores y champán (o prosecco). Mediante la reproducción de los más pequeños detalles (ej. encajes del mantel), Ciro Romero logra en su obra un verismo inconfundible y de gran perfección. El carácter localista de la obra, queda reflejado en la reproducción de una granada y en las rosas conocidas como rosa de las nieves o rosa del Papa; fruta (como la granada) y flores que eran típicas en los patios centrales y solares de las antiguas casas de Lobatera.

Detalle de la botella de champán (o prosecco) con base de madera torneada y copa. Se aprecia el atento cuidado pictórico en los detalles, por parte de Ciro Romero. Así, del análisis de la grafía presente en las etiquetas, con presencia de palabras de origen italiano en las mismas, resulta probable que la botella modelo haya sido originalmente la de un prosecco (Foto: Samir Sánchez, 2010).

































Detalle de los rostros de leones que adornan el exterior de la pila de agua del patio central


El párvulo de la fuente. Estado de la escultura que corona la pila o fuente del patio central de la casa, elaborada según la técnica del modelado por Ciro Romero (Foto: Samir Sánchez, 2010)



Enmaderado a través de tablones y vigas con escaleras que sirven de acceso al segundo nivel de la casa de la Sucesión Rojas (Foto: Samir Sánchez, 2010)

Estado de parte del nivel superior o segunda planta de la casa de la Sucesión Rojas, captada desde la fuente, en el patio interior (Foto: Samir Sánchez, 2010).





Detalle del interior de los niveles de la casa. Uno de los extremos del superior, sostenido por una pilastras de mampostería de tipo romano-toscana con éntasis. El segundo nivel se levantó con la antigua técnica del bahareque, para disminuir el peso de la estructura la cual se construía sobre un área de elevado riesgo sísmico. 



Imagen captada en 1929, del pleno del Concejo Municipal del Distrito Lobatera, presidido por el Coronel Jesús María Mora (personaje central). El espacio donde se tomó la foto se corresponde con el mismo espacio de la imagen anterior. En un segundo plano, se pueden apreciar parte de la pilastra y parte de las pinturas realizadas por Ciro Romero (Foto: DIAZ BRANTES, Humberto, Álbum del Táchira, 1929).



Señor Julio Ramírez (fallecido el 13 de enero de 2014) y esposo de la Sra. Isabel Rojas. Fue el último vigía y guardián que habitó la antigua casona  de la Sucesión Rojas y cuidó por la conservación de sus murales, Lobatera (Foto: Samir Sánchez, 2010).



Alzado y fachada de la casa de la Sucesión Rojas, Lobatera (Foto: Darío Hurtado, 2012)


Bibliografía
SÁNCHEZ, Samir Al, Mors memoriae o la Extinción de la memoria, el espíritu de una época. Fundación Fondo Editorial Simón Rodríguez, Lotería del Táchira, San Cristóbal, 2011.


Acerca del autor

Samir A. Sánchez es profesor de Historia del Arte y Métodos de Investigación en la Universidad Católica del Táchira (San Cristóbal - Venezuela). Es autor, entre otras publicaciones, de San Cristóbal Urbsquadrata (2003) y Mors Memoriæ o la Extinción de la memoria (2011).

Contacto: expartproject@gmail.com 



[1]        Observación in situ realizada en agosto de 1997 y confirmada por versiones orales de las lobaterenses Doña María Lozada vda. de Mora (1892-993) y de Doña Maximiana Sandoval vda. de Sánchez (1908-2004). Entrevistas realizadas en junio y agosto de 1985 en SÁNCHEZ E. Samir, Lobatera, tiempos históricos de una tierra de pioneros…, p. 262.
[2]        Libro de Inventarios, 1927, Archivo de la Iglesia parroquial de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá de Lobatera, Estado Táchira, p.10, “16. Estado del templo [omissis] pintura al óleo cuya decoración es general”.
[3]        Entrevista a la Srta. Delfina Sandoval Zambrano (1901-1992). Junio de 1985 en SÁNCHEZ E. Samir, Lobatera, tiempos históricos de una tierra de pioneros…, p. 262.
[4]        Entrevista a Doña Maximiana Sandoval vda. de Sánchez (1908-2004). Junio de 1985 en SÁNCHEZ E. Samir, Lobatera, tiempos históricos de una tierra de pioneros…, p. 262.
[5]        Técnica que fue empleada con asiduidad por las escuelas de arte francesas y que consisten en colocar personas u objetos en primer plano para que éstos creen a su vez una ilusión de profundidad espacial o introducir al observador en las escenas principales representadas detrás. Sobre esta técnica, consúltese al respecto, entre otros, a: STUKENBROCK, Christiane y TÖPPER, Bárbara, 1000 obras Maestras de la Pintura Europea del siglo XIII al XIX, Könemann, 2005, p. 1002.
[6]        Libro de Inventarios, 1927, Archivo de la Iglesia parroquial de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá de Lobatera, Estado Táchira, p. 21.
[7]        Recopilación de las tradiciones lobaterenses a través de entrevistas a Doña María Lozada vda. de Mora (1892-1993) y de Doña Maximiana Sandoval vda. de Sánchez (1908-2004). Entrevistas realizadas en junio y agosto de 1985 en SÁNCHEZ E. Samir, Lobatera, tiempos históricos de una tierra de pioneros…, p. 262. Asimismo, estas versiones han sido ratificadas en entrevista de fecha 10 de abril de 2010, por la Sra. Odila Medina, hija de Don Isaías Medina quien conoció a Don Ciro Romero.